Todos hemos visto alguna vez un mueble, un vestido, un delantal que nos ha gustado, pero no hemos comprado. Y en muchos casos, si lo analizamos, no es tan difícil fabricarlo en casa.

En realidad, el DIY (hazlo tu miso o do it yourself, en inglés) está de plena actualidad y nos permite personalizar al máximo nuestro hogar y estilo de vida. Además, es una manera relajante y constructiva de emplear el tiempo libre.

En mi caso, he aprendido a arreglar una lámpara o a hacerme unos agarradores de cocina a base de hacer pruebas, investigar por internet, consultar libros, revistas y preguntar a conocidos que saben más que yo sobre el tema.

En cuanto a mi, me llamo Macarena, tengo 31 años y actualmente trabajo en una empresa informática (nada que ver con este blog).

Para poder trabajar los distintos proyectos, tengo un pequeño cuarto de costura en casa y un patio con suficiente espacio, que utilizo en caso de necesitar utilizar barnices, lijar, pintar o algo por el estilo.

En cuanto a los materiales que se pueden necesitar, lo más cómodo es comprarlos cerca de casa, ya que te lo puedes llevar en ese momento y empezar a trabajar cuanto antes, pero si el proyecto a abordar no corre prisa, hay una oferta mucho más amplia y atractiva a través de internet (eso sí, hay que esperar).

De modo que, es posible unirse a la cultura del “hazlo tu mismo”, reciclar, crear nuestra propia ropa o accesorios de cocina, etc. Ya que, si otros pueden hacerlo, ¿por qué no nosotros? Veréis cómo os sorprende el resultado y cómo valoráis mucho más cualquier objeto hecho con vuestro tiempo y esfuerzo que uno comprado.

Submitted by Macarena Pastor

2012-10-21-17.17.25

2012-10-28-12.52.36

2012-11-13-20.16.42