Aprendizajes de la Sesión I

Durante la primera sesión del Taller estuvimos conociéndonos y presentando mínimamente esas aficiones que queremos convertir en negocio. Pero, sobre todo, conocimos “historias de vida”, algunos ejemplos de personas que dieron otro enfoque a aquello que más les gustaba. O que encontraron la diferenciación y la calidad en un oficio que parecía no tener futuro.

Antes de avanzar, les pedimos a las asistentes que resumieran esa primera sesión. Que explicaran qué habían aprendido ya y esto fue lo que nos dijeron:
Descubrir otras formas de explotar tu afición, no solo producir algo y venderlo. Viendo como otras personas han convertido un servicio o producto relacionado con tu afición, con lo que te gusta hacer, en un oficio.

La importancia  de que el cliente se identifique con lo que haces. Con el trabajo y el saber hacer que implica crear y . Y por extensión descubrimos que también es importante cómo nos presentamos, cómo nos mostramos, ante esos clientes. Es decir, que contamos sobre nuestro producto y sobre nosotras, porque detrás de cada pieza hay una persona, una artesana.

Visualizar como ese proceso esta lleno de pequeñas batallas. Y para ganarlas necesitamos, entre otras cosas, información. Ver como otros han pasado de tener una afición a tener un oficio, e intentar desentrañar el proceso que ello implica, es un ejercicio para caer en la cuenta del proceso, de que hay una ruta marcada por muchas paradas, unas grandes, otras pequeñas.

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *