TEJE TU MUEBLE= (re)diseño de mobiliario + técnicas del tejer

P1220288(imagen 1: tejiendo los costados de una mecedora)

Jugar construyendo cosas forma parte del aprendizaje natural del ser humano. Y mientras construyes diseñas. Uno de los  recuerdos  más emocionantes que tengo de mi infancia es haber construido una cabaña hecha de palets y plásticos, junto a un árbol, con mi prima Belén, en la huerta de Jacarilla. Los materiales se consiguieron de fábricas cercanas (algo bastante impensable de hacer en la ciudad). Hacerla fue una hazaña épica y creativa para unas niñas. Recuerdo también con cariño tardes de invierno tejiendo bufandas con mi madre. No era una aventura arriesgada y libre, como irse a hacerte una cabaña, pero suponía la adquisición de una destreza, la de saber hacer un tipo de nudos siguiendo unos patrones. Tenía la parte reconfortante de mantenerte concentrada y ver como poco a poco producías algo, pero si era demasiado poco a poco, o no requería ir introduciendo variables (el color, modificaciones del patrón) no terminaba la tarea.

A día de hoy sigo viviendo como una aventura el diseño y la construcción de cosas, la experimentación con las herramientas y con los materiales de que disponga en cada momento o el reto de conseguirlos. Con los años además comencé a ver las técnicas del tejer como una labor compleja, creativa, cargada de significados. Hay ingredientes recurrentes entre las cosas que he diseñado a lo largo de los años (ya fuese un proyecto arquitectónico o un objeto doméstico): el trabajo desde el “objet trouvé”, el reversionado de cosas existentes, el tejer superficies tensadas entre estructuras…

pfc_tejidos(imagen 2: parte del Proyecto Final de Carrera de Arquitectura. Experimentando con superficies tejidas de diferentes materiales)wb07slideb(imagen 3: construyendo una pérgola de módulos de caña tejidos)

Actualmente trabajo en una ONG llamada Multihabitar! que se dedica en general al diseño y al desarrollo del habitat. Entre los trabajos realizados el formato taller para la construcción colectiva de cosas es uno de nuestros favoritos.

Estos talleres fomentan la cultura DIY (hazlo tu mismo), DIWO (hazlo con otros), como ejercicios emancipatorios, terapeúticos y de creatividad personal y colectiva…La “cultura Macgyver”(hazlo con lo que hay) propone también ejercicios de reinvención, capacidad de adaptación, superación de dificultades…No se trata de que todos nos hagamos todo y sólo con lo que nos rodea en un momento determinado, sino de que todos seamos un poco más libres sabiendo que podemos formar parte del proceso creativo de diseño y producción de las cosas y también de que podemos apropiarnos de las existentes, hacerlas más nuestras.

wassilymilagros(imagen 4: reversionando una silla Wassily con Milagros)

Es también un proceso que proponemos porque hace posible que más inteligencias, saberes y habilidades, se impliquen en un proyecto, y por tanto las posibilidades de innovación (de encontrar una solución para un problema que desconocíamos antes de empezar) son más posibles. Uno de estos talleres se organizó para el diseño y construcción colaborativos del mobiliario del local Patio Quilombo. Es aquí cuando empezó una línea de experimentación combinando las técnicas del tejer y el (re)diseño de mobiliario a través de talleres colectivos a la que llamamos TEJE TU MUEBLE.

Hemos realizado talleres en esta línea en Jacarilla, Alicante y Valencia. También hemos tenido encargos para realizar nosotros mismas las piezas. Lo que tienen en común todas ellas es que se trabajan técnicas de tejer y trenzar un objeto a partir de su estructura. En algunos casos la estructura ha sido diseñada y construida desde cero por nosotros. En otros casos construimos la estructura con elementos reutilizados, y en otros se ha trabajado desde la reparación-reversionado de muebles existentes:

catelTEJETUMUEBLE(imagen 5: cartel del primer taller TEJE TU MUEBLE realizado en el espacio WE HAVE A PLAN, Jacarilla, Alicante)

Los resultados han sido diferentes: algunas veces ha sido fundamental conseguir un buen acabado y otras se han realizado más con espíritu de prototipado. En general los diseños más innovadores son los que han implicado la creatividad, el saber hacer y el aprendizaje de varias personas. taburete04

taburete01(imagen 6: resultados y proceso del taburete QUILOMBO)enelbalcon021012717_330612877073813_484644240_n(imagen 7: dos modelos de sillas Ikea restauradas y reversionadas por demanda de sus dueños)triple-malla-3en1tire-rocking-3en11taller_wool-tire_-18(imagen 8: modelos de Tire Rocking)

Actualmente no le dedico tiempo a esta tarea, por prioridades de otros trabajos. Pero está latente y de vez en cuando conozco tejedoras con ganas de experimentar. El siguiente paso para mí sería juntarse con un grupo de tejedoras expertas y ponerse mano a mano entre el diseño de nuevas estructuras y de sus superficies. Está la posibilidad de que sea con un grupo Urban Knitting o sencillamente un grupo de tejedoras de toda la vida de una localidad, vease Jacarilla, Menorca…

Y termino poniendo un par de referencias que miro de reojo (porque no sé en realidad cuánto de horizontal es el beneficio de los que participan en el proceso) pero que tengo en cuenta:

-El taller-tienda L´estoc: por sus procesos de producción a través de talleres, en este caso, con personas con alguna discapacidad intelectual. Y por sus diseños frescos a partir de la reutilización de objetos obsoletos.

-La línea de diseño Granny Hamac de GA.DE.BE., que según este post “forma parte de un proyecto solidario que involucra a las ancianas sin techo de la capital parisina, que son quienes tejen el asiento”.

WA.DE_.BE_.-Granny-3

 

 

11 comentarios


  1. Hola Maria. Tu proyecto me parece de lo mas interesante, sobre todo por el reciclado y el ejercicio de creatividad que requiere. Te animo a seguir con ello. Me interesaría estar informada de tus progresos sobre todo como posible clienta/compradora de tu obra.

    Responder

  2. María me encantan tus trabajos!! Los asientos hechos con llantas de bicis son increíbles, la complejidad de las estructuras, son asombrosas. A mi también me gusta reversionar objetos, reparé una mecedora vieja para asistir a tu curso de Jacarilla pero al final no pude ir. Me parece apasionante como ves en los objetos usos para los que no fueron creados, trasformándolos con tus manos consigues productos geniales, llenos de creatividad, revalorizandolos. También me gusta mucho tu labor con las personas, fomentar la capacidad de adaptarse, de superar dificultades, a través de estos talleres tan creativos e interesante, y más en el periodo de tiempo que estamos viviendo, hacen falta personas como tu!

    PD: te tomo la palabra con lo de la cabaña… ; )

    Responder

  3. También me gusta tu gran sensibilidad para hacer las cosas, tu actitud activa, innovadora y emprendedora, tu pasión por investigar y experimentar.

    Responder

    1. Gracias María, confieso que esa pasión por experimentar e investigar a veces me convierte en una persona dispersa, pero sigo intentando eso de que todos mis intereses se conecten de alguna manera. Proyectos tan concretos como el tuyo, éste y los de otras emprendedoras artesanas…sumados y/o combinados, dan lugar a un tipo de desarrollo local, que no localista, que tiene muchos de esos intereses por los que investigo.

      Bueno, seguimos hablando de esto en alguna jornada de trabajo en tu huerta, 😉 Saludos!

      Responder

  4. Hola Java! Gracias por seguir trabajando en los caminos empezados y por ir aunando los esfuerzos realizados, que visto así todo junto ¡¡es mucho!!
    Me parece maravilloso que estés estructurando “los saberes” adquiridos, y planteando cómo seguir y cómo ampliar el catálogo. A mi personalmente me resulta difícil plantear una estrategia en la linea de Teje tu mueble, pero sigo creyendo que tiene mucho potencial y que este taller (el de ruta de emprendedoras artesanas) da la oportunidad de reavivar el tema y multiplicarlo, así que me encanta la lectura y el trasfondo: la profunda reflexión y el esfuerzo .
    También decir que a sido emocionante leer Menorca en el texto. Justo estas semanas pasadas empezaba a pensar que llegaba el momento de gestionar algún taller por aquí. 😉 Lo voy pensando y preguntando y te digo alguna cosa. Abrazos!!

    Responder

    1. Hola Paula!, la verdad es que gracias a hacer este taller he podido recordar y extraer lo que considero las cosas más esenciales, para mí, que motivaron esta línea de acción. Y bueno, habrá muchos siguientes pasos posibles, pero a mi me encantaría, cuando vuelva a dedicarle un tiempo a este trabajo, dar ese paso junto a tejedoras expertas, aportando nosotras estructuras experimentales, con las que ponernos retos unas a las otras. El reto de diseñar productos y procesos de producción desde estos saberes. Abrazossss!

      Responder

  5. Estos días leo un libro que entre otras cosas, cuenta cómo las mujeres fueron las creadoras (inventoras) de la cestería y la cerámica, además del desarrollo de la horticultura; esto ocurría en las sociedades cazadoras y recolectoras, donde cada actividad era considerada complementaria a la otra. Según esto hace ya un tiempo que la habilidad tejedora pasa por nuestras manos, y este hecho me resulta muy emocionante. Más aún, cuando compruebo que somos capaces de seguir innovando en esta tarea viendo los resultados que nos muestras, y habiendo participado en algunos de ellos de forma directa. Me encanta ver cómo la labor tejedora sigue viva y seguirá estándolo porque tambien seguiremos estando.
    Al igual que Paula, creo que este taller sigue teniendo mucho que recibir y tambien que dar! ¡Mucha creatividad y mucho más disfrute!
    ¡Por una Ruta Tejedora!
    Un fuerte abrazo!

    Responder

    1. ¡Por una Ruta Tejedora! Patriii!
      La verdad es que ésta es una línea de acción que también nos permite investigar sobre las cuestiones de género que tanto nos interesan.
      Yo hace unos meses leí: “El hilo de Penélope, la historia de las mujeres que tejen el futuro de marruecos”. Es de la socióloga y escritora Fatema Mernissi, que entre otras cosas, expone su teoría de que los jóvenes marroquís que ahora se desenvuelven tan bien en las redes de internet, son hijos de tejedoras, y de ellas aprendieron a tejer significados y relaciones. Y bueno, luego ya más concretamente pone ejemplos de mujeres del atlas, tejedoras de tapices que se pasaron a pintar cuadros, y que llegaron a ser reconocidas y expuestas en los principales museos de Francia y otros paises. En fin, mucha tela, ja

      Responder

  6. Halo María G. Javaloyes,

    pues a mi lo que más me ha gustado es el manejo de los términos DYS, DIWO o el matiz de lo MacGyver, esa capacidad de dar soluciona a unas necesidades según las condiciones del entorno. Se puede aprender mucho estando a tu lado, motivar las acciones que comentas me parece muy acertado, pues con esa ruta de las tejedoras se abre un gran camino para compartir conocimiento y emprender nuevas acciones.

    A seguir tejiendo y compartiendo.

    Buenas migaaas
    Jose mILara.

    Responder

    1. Gracias Jose! si, el espíritu MacGuiver, “hazlo con los recursos que tienes o que puedas conseguir” es algo que define mucho a nuestro equipo. Seguimos!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *