P1220288(imagen 1: tejiendo los costados de una mecedora)

Jugar construyendo cosas forma parte del aprendizaje natural del ser humano. Y mientras construyes diseñas. Uno de los  recuerdos  más emocionantes que tengo de mi infancia es haber construido una cabaña hecha de palets y plásticos, junto a un árbol, con mi prima Belén, en la huerta de Jacarilla. Los materiales se consiguieron de fábricas cercanas (algo bastante impensable de hacer en la ciudad). Hacerla fue una hazaña épica y creativa para unas niñas. Recuerdo también con cariño tardes de invierno tejiendo bufandas con mi madre. No era una aventura arriesgada y libre, como irse a hacerte una cabaña, pero suponía la adquisición de una destreza, la de saber hacer un tipo de nudos siguiendo unos patrones. Tenía la parte reconfortante de mantenerte concentrada y ver como poco a poco producías algo, pero si era demasiado poco a poco, o no requería ir introduciendo variables (el color, modificaciones del patrón) no terminaba la tarea.

A día de hoy sigo viviendo como una aventura el diseño y la construcción de cosas, la experimentación con las herramientas y con los materiales de que disponga en cada momento o el reto de conseguirlos. Con los años además comencé a ver las técnicas del tejer como una labor compleja, creativa, cargada de significados. Hay ingredientes recurrentes entre las cosas que he diseñado a lo largo de los años (ya fuese un proyecto arquitectónico o un objeto doméstico): el trabajo desde el “objet trouvé”, el reversionado de cosas existentes, el tejer superficies tensadas entre estructuras…

pfc_tejidos(imagen 2: parte del Proyecto Final de Carrera de Arquitectura. Experimentando con superficies tejidas de diferentes materiales)wb07slideb(imagen 3: construyendo una pérgola de módulos de caña tejidos)

Actualmente trabajo en una ONG llamada Multihabitar! que se dedica en general al diseño y al desarrollo del habitat. Entre los trabajos realizados el formato taller para la construcción colectiva de cosas es uno de nuestros favoritos.

Estos talleres fomentan la cultura DIY (hazlo tu mismo), DIWO (hazlo con otros), como ejercicios emancipatorios, terapeúticos y de creatividad personal y colectiva…La “cultura Macgyver”(hazlo con lo que hay) propone también ejercicios de reinvención, capacidad de adaptación, superación de dificultades…No se trata de que todos nos hagamos todo y sólo con lo que nos rodea en un momento determinado, sino de que todos seamos un poco más libres sabiendo que podemos formar parte del proceso creativo de diseño y producción de las cosas y también de que podemos apropiarnos de las existentes, hacerlas más nuestras.

wassilymilagros(imagen 4: reversionando una silla Wassily con Milagros)

Es también un proceso que proponemos porque hace posible que más inteligencias, saberes y habilidades, se impliquen en un proyecto, y por tanto las posibilidades de innovación (de encontrar una solución para un problema que desconocíamos antes de empezar) son más posibles. Uno de estos talleres se organizó para el diseño y construcción colaborativos del mobiliario del local Patio Quilombo. Es aquí cuando empezó una línea de experimentación combinando las técnicas del tejer y el (re)diseño de mobiliario a través de talleres colectivos a la que llamamos TEJE TU MUEBLE.

Hemos realizado talleres en esta línea en Jacarilla, Alicante y Valencia. También hemos tenido encargos para realizar nosotros mismas las piezas. Lo que tienen en común todas ellas es que se trabajan técnicas de tejer y trenzar un objeto a partir de su estructura. En algunos casos la estructura ha sido diseñada y construida desde cero por nosotros. En otros casos construimos la estructura con elementos reutilizados, y en otros se ha trabajado desde la reparación-reversionado de muebles existentes:

catelTEJETUMUEBLE(imagen 5: cartel del primer taller TEJE TU MUEBLE realizado en el espacio WE HAVE A PLAN, Jacarilla, Alicante)

Los resultados han sido diferentes: algunas veces ha sido fundamental conseguir un buen acabado y otras se han realizado más con espíritu de prototipado. En general los diseños más innovadores son los que han implicado la creatividad, el saber hacer y el aprendizaje de varias personas. taburete04

taburete01(imagen 6: resultados y proceso del taburete QUILOMBO)enelbalcon021012717_330612877073813_484644240_n(imagen 7: dos modelos de sillas Ikea restauradas y reversionadas por demanda de sus dueños)triple-malla-3en1tire-rocking-3en11taller_wool-tire_-18(imagen 8: modelos de Tire Rocking)

Actualmente no le dedico tiempo a esta tarea, por prioridades de otros trabajos. Pero está latente y de vez en cuando conozco tejedoras con ganas de experimentar. El siguiente paso para mí sería juntarse con un grupo de tejedoras expertas y ponerse mano a mano entre el diseño de nuevas estructuras y de sus superficies. Está la posibilidad de que sea con un grupo Urban Knitting o sencillamente un grupo de tejedoras de toda la vida de una localidad, vease Jacarilla, Menorca…

Y termino poniendo un par de referencias que miro de reojo (porque no sé en realidad cuánto de horizontal es el beneficio de los que participan en el proceso) pero que tengo en cuenta:

-El taller-tienda L´estoc: por sus procesos de producción a través de talleres, en este caso, con personas con alguna discapacidad intelectual. Y por sus diseños frescos a partir de la reutilización de objetos obsoletos.

-La línea de diseño Granny Hamac de GA.DE.BE., que según este post “forma parte de un proyecto solidario que involucra a las ancianas sin techo de la capital parisina, que son quienes tejen el asiento”.

WA.DE_.BE_.-Granny-3