Entrevista artesana. Elia Quiles y Good Attitud!

Cuando Elia asistió al taller “Convierte tu pasión en tu negocio” de Villena, Good Attitud ya daba sus primeros pasos. Consolidando su estilo y su marca, Elia apostaba firmemente por esa pasión descubierta por casualidad.
Ahora, entre costura y costura, nos habla de su historia y sus aprendizajes.

cita

Cuando hiciste el curso tu pasión era crear bolsos, ya estabas en marcha y hasta ahora estás no has dejado de crear y tienes un producto estrella, la mochilas GoodAttitud. ¿cómo ha sido esa evolución?

Verdaderamente estoy muy sorprendida de la evolución, porque en ningún momento pensé que todo esto, que empezó casi por casualidad, fuera a tomar este camino.
Todo ha ido muy rápido, pero en todo momento yo siempre he prestado atención a las opiniones de mis clientas. Siempre les he preguntado sobre sus preferencias y gustos y he intentado adaptar todos mis productos a las necesidades de la gente. Así fué como empecé con las mochilas, que son algo diferente a las convencionales y creo que por eso gustan tanto. A parte de tener el estilo que yo imprimo en mis bolsos, tienen una abertura por la espalda que las hacen más seguras y con un acceso al interior más cómodo.
Pero en resumen si tengo que decir algo sobre mi evolución, sobre todo ha sido escuchar la opinión y sugerencias de mis clientes

Las pasiones, aquello que haríamos aunque fuéramos ricas, no suelen venir de un día para otro,suelen ser pasiones que vienen de lejos (pasiones lejanas). Ahora con la perspectiva que te da el tiempo, ¿por qué crees que has creado Good Attitud?

Sí, nunca sabemos por qué caminos va a llevarnos la vida, y yo puedo decir que soy de esas personas que no ha tenido muy claro hacia donde quería ir. He trabajado en empleos muy diversos, algunos relacionados con mis estudios, otros no. En todos he intentado dar siempre lo mejor de mi, pero ahora sí puedo decir que he encontrado lo que me gusta, lo que me apasiona. Puedo decir que ya no trabajo, que vivo cada día mi pasión, y como decía Confucio “Encuentra un trabajo que te apasione y no tendrás que trabajar ni un día más en tu vida”

¿Qué es lo que más te está gustando de tener tu propio negocio? Esa tarea con la que más disfrutas. Y lo que menos te gusta ¿qué es?

Sin duda la libertad, ser mi propia jefa, tomar mis decisiones, eso es genial, y sobre todo, el contacto directo con mis clientes y su gratitud y amables comentarios sobre mis bolsos. Eso me da una gran felicidad.
Lo que menos es que económicamente no puedo llevar el negocio como a mi me gustaría, pero también confío en que poco a poco eso también se irá solucionando.

En todo este tiempo ¿cual ha sido el mejor momento? Lo que más satisfecha te ha hecho sentir. Quizás sea un logro en tu empresa, quizás un comentario de un cliente, …

Pues no podría decir un momento, porque cada vez que entrego uno de mis bolsos a un cliente es un momento especial. Me gusta ver su reacción, ver que les gusta. Muchos de mis clientes luego hacen de comerciales de mis productos entre sus amistades y en muchas ocasiones me hacen grandes pedidos. Eso es muy gratificante

10574290_385760421573022_6775569790310795193_nEl trabajo artesano es aquel en el que consigues introducir tu sello personal en lo que haces. ¿Qué hay de Elia en Good Attitud? ¿Qué hay tuyo en esas mochilas?

Me considero una persona muy optimista, me gusta ver siempre el lado bueno de las cosas y confío en que la vida siempre nos lleva por los mejores caminos, sólo hemos de estar atentos para saber elegir.
También soy muy práctica, me gusta que las cosas que hago sean útiles, cómodas y que se ajusten a nuestras necesidades. No sólo que sean bonitos sino también útiles.
Creo que el colorido de mis productos si que reflejan mi espíritu optimista y alegre.

Como empresarias, sabemos que el cliente es un elemento fundamental en el negocio. Imagino que tus propios bolsos son un reclamo. Pero, cuéntanos cómo conseguiste el primer “gran encargo”. ¿Y el segundo?

Sí, desde luego los clientes son lo más importante. Mi “lanzamiento”, yo lo llamaría así, fue gracias a mi hermana que empezó a enseñar mis bolsos entre sus compañeras de trabajo, y prácticamente ahí empezó todo, porque desde entonces los pedidos no han parado

Ser empresaria es tomar decisiones. Cuál ha sido la decisión más difícil que has tenido que tomar con Good Attitud? ¿Qué consecuencias tuvo?

No he tenido que tomar decisiones demasiado difíciles, pero si hubo un momento en que me ofrecieron un trabajo con contrato en una oficina y estuve un mes allí trabajando, y en seguida me di cuenta que no era feliz, que echaba de menos mi trabajo con los bolsos, así que lo dejé y continué con lo que verdaderamente me apasiona ¡y tan feliz!

Los negocios suelen apoyarse en gran medida en nuestro entorno más cercano. ¿En quién te apoyas más para sacar adelante Good Attitud y cómo lo hacen?

Bueno, puedo decir que mi hermana fue un gran apoyo al empezar porque hizo un gran trabajo de comercial para que fueran conociendo mis bolsos. Mis hijas también son un gran apoyo. Sobre todo la pequeña, que ya la tengo casi contratada porque le encargue que me hiciera un vídeo para promocionar mis bolsos en la página de facebook y verdaderamente es estupendo, ha tenido un gran éxito.

Y como toda empresaria, siempre hay un objetivo que alcanzar. ¿Qué es lo próximo en Good Attitud, ese tema que no puedes demorar más?

Pues sin duda, “legalizar” mi empresa, poder estar dada de alta en la seguridad social, cotizar, … de una manera más formal. Espero que pueda ser pronto

Si tuvieras que transmitir una enseñanza vital como empresaria a otras empresarias artesanas, ¿qué les dirías? Algo que se ha grabado a fuego, ya sea por tu experiencia con clientes, la manera de darte a conocer, cuéntanos lo que quieras!

No centrar tu trabajo en los beneficios. Se que ese no es un principio válido en ciencias empresariales, porque el objetivos de las empresas es ganar dinero. Evidentemente tenemos que vivir y pagar nuestras deudas, pero si me hubiese centrado solo en las ganancias, Good Attitude ya no existiría. Los beneficios no solo se obtienen en dinero, y confío que en poco tiempo también me proporcione el dinero suficiente para poder vivir de ello.

Seguro que el universo de la creación por encargo te ofrece mil anécdotas ¡cuéntanos una!… una de esas historias que al recordarlas te hacen reír, aunque quizás en el momento lo pasaste un poco mal. O algún momento especial

Uff!! pues si, he recibido encargos muy caprichosos. Últimamente una chica que es profesora me pidió un portafolios, pero quería que tuviera muuuuuchos bolsillos, porque ella decía que necesitaba llevarlo todo bien ordenado. Después de hacerlo con muuuchos bolsillos aún le parecieron pocos y tuve que añadirle en el interior dos más. Al final quedó contenta, ¡memos mal! Jajajja
También recuerdo una chica que quería, en lugar de los círculos que pongo de ganchillo, una salamandra hecha con ganchillo; porque era un bolso para regalar a una amiga con cáncer y me dijo que las salamandras dan suerte….bueno pues así se lo hice, quedó bonito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *