Enamorar a tus clientes

Enamorar a tus clientes

Conozco una tienda, una floristería, de esas de toda la vida, pero que hace unos años dio un cambio radical a su marca. Reformó el local apostando por el diseño, amplió su oferta, vendiendo en exclusiva objetos de decoración de una marca concreta, y apostaron por unos escaparates espectaculares que cambian con frecuencia. Ahora es todo tan bonito que no me acuerdo de como era antes.

Todo eso fue, sin duda, una gran inversión. Una inversión de dinero, por la reforma y porque los objetos de decoración son de gama alta. Y una inversión de confianza en su marca y en el público al que se dirigían. Y esto último es, casi, lo más importante, porque siguen ofreciendo sus arreglos florales y macetas ajustándose al presupuesto que les indiques, pero el universo que han creado lanza un mensaje de objetos exquisitos, de gusto por el diseño, de lujo al fin y al cabo.

Seguro que han perdido algunos clientes en este proceso, pero a mi me han ganado. Y no porque pueda comprar allí todo lo que me gustaría, sino porque ese universo le habla a mi deseo de rodearme de belleza y a mi concepto de belleza. Le habla a mi gusto por el detalle y por los objetos bien hechos, bien diseñados.

Cuando quiero hacer un regalo bonito, pero bonito de verdad, voy a esa tienda, porque tengo algunas amigas, de otras ciudades, a las que les encanta recibir regalos “de la tienda bonita”, como ellas la llaman. Y cuando solo voy a gastar un poco dinero, también voy, porque me gusta entrar y mirar, y llevarme algo de allí.

Así me siento parte de ese universo de belleza. Por la misma razón, estoy segura de que han ganado otros muchos clientes más interesantes, para el negocio en general y para la marca.

Claro que hay gente que nunca comprará en esa tienda y pondrá la excusa de que es cara, pero esto no es cierto, no compran allí porque no conecta con su filosofía de vida. Por eso decía que la dueña hizo una inversión en la confianza en su marca y en su público, sabían que su clienta ideal es una mujer que aprecia el diseño y ama la belleza y está dispuesta a pagar lo que vale.
 

Como empresarias todas tenemos el mismo sueño

Que tu marca/negocio sea un lugar maravilloso al que tus clientes están deseando acceder, es el sueño de todas. Y es también lo más difícil de conseguir ¿verdad?

Es difícil porque hay que encontrar el equilibrio entre los números y las emociones. El punto de encuentro entre:

  • tu estrategia de negocio (que surge de tu sello personal y tu cliente ideal, como no nos cansaremos de repetir),
  • las técnicas de marketing y el ritmo del mercado,
  • y tu comunicación única, tan única como tu sello personal.

Cuando tu situación se parece a esta “Tengo algunos clientes muy fieles, incluso puedo decir que hay un grupo interesante de gente que me ha comprado un par de veces. Pero, en general, estoy siempre buscando la manera de llegar a nuevos clientes, siempre llamando a la puerta de los que me compraron una vez esperando que el nuevo descuento los anime a comprar” es porque alguno de esos puntos está fallando.

Claro que tener un negocio es siempre una incertidumbre, pero nuestras decisiones y acciones deben ir orientadas a reducirla lo más posible.

Claro que la competencia “hace lo mismo”, pero una cosa es aprovechar ciertas fechas en el calendario como Periodo de Rebajas, San Valentín, Día de la madre, … y otra cosa es hacer y decir lo mismo. Si todos vendemos de la misma manera… ¿cómo va mi cliente a enamorarse de mi?

Tu sabes que el producto o servicio que vendes es único en el mundo, nadie más lo hace como tu. Pero ¿lo sabe tu cliente? y, sobretodo, cuando hablas de esa pasión, de tu arte haciendo lo que mejor se te da, ¿a tu cliente le interesa? ¿estás hablando su mismo lenguaje?

Esa personalidad y ese encanto que le pones a tu pasión tiene que reflejarse en tu comunicación e interesar a tu cliente. Y para crear ese universo entorno a tu marca necesitas conocerte a ti misma. Y para conectar con tu cliente necesitas conocerlo a él/ella. A partir de ahí empieza el trabajo de diferenciarte de la competencia.  Todo esto es trabajo de la comunicación.

Seguro que tienes ya un par de calendarios de marketing con las fechas claves del año, eso te lo da la experiencia, para todo lo demás hemos preparado un kit muy especial dedicado a todas esas empresarias y emprendedoras que deseáis enamorar con vuestra marca.

 

 

Por qué tener un blog es el primer paso en tu comunicación profesional

Por qué tener un blog es el primer paso en tu comunicación profesional

Tener un blog es, posiblemente, la forma más sencilla de darte a conocer, presentarte como una experta en tu campo y conectar con gente interesante que haga crecer tu negocio.

 

Por eso, es la primera herramienta de comunicación que te recomendamos.

Además, las posibilidades que ofrece en cuanto a formato, aspecto, usos, … son muy amplias. Si  tu negocio está en fase de “Voy a tantear a ver que pasa”, puedes crear un blog gratuito en wordpress.com. Aunque nuestro consejo, siempre, es que compres un dominio y un hosting, que no te costarán más de 100€ al año y tengas tu propio espacio en la red desde el principio.

Si estás empezando, tener tu propio sitio te dará confianza, imagen profesional y será el estímulo para que no abandones tu comunicación, tu imagen y tu decisión de convertir tu Pasión en un Negocio. Así tendrás un espacio propio dónde hablar tú y dónde “recibir gente”, esto es, los comentarios de tus clientes potenciales.

Si tu pasión-negocio está en fases más avanzadas en las que ya tienes clientes, tener una web propia es imprescindible porque, de lo contrario, tu imagen como profesional, la imagen de tu negocio y todo el contenido de valor y las relaciones que estás empezando a forjar no son tuyas, son de la red social en la que estás publicando, comentando y subiendo fotos.

Tu decides. Qué es y qué no es tu web.

Puedes tener un blog en el que hablas directamente de tus opiniones, aprendizajes, sueños y planes; sería un blog para pensarte en voz alta. O puedes tener un blog tipo “canal de noticias” donde vas dando tu versión de lo que ocurre en el mundillo de tu sector (fotografía, ganchillo, asesoría de imagen, …). O puedes tener un blog “solucionador de problemas”, lleno de consejos y trucos, tipo experto, en el que vas creando contenido a partir de los que sabes hacer y cómo esto es una solución a los problemas de tus clientes.

Quizás lo que necesitas es una web en la que ofreces tus productos o servicios complementada con un blog. Esto también te lo tienes que plantear, pero, igualmente tienes que decidir qué vas a contar en ese blog-complemento que te ayudará a vender en tu tienda on-line.

Pregúntate lo siguiente:
¿es tu carta de presentación y el contacto con los clientes será por mail o teléfono?
¿es una tienda de productos /servicios donde la gente puede comprar directamente?
¿es una revista de novedades del sector, de tutoriales, de consejos, …?
¿es un catálogo dónde tus clientes descubren lo que ofreces y hacen un pedido a medida?

Recuerda siempre que el criterio que te ayuda a tomar buenas decisiones estratégicas es el punto de encuentro entre las respuesta a estas preguntas “¿Qué necesita mi cliente?” y “¿Qué quiero hacer yo?”.

Con esto claro, decide qué vas a publicar y qué no.

Al llenar tu blog con el contenido que tú decides y creas, vas contando tu relato, vas creando tu universo.

Si no sabes por dónde empezar te dejamos aquí una hoja de trabajo y nuestra caja de herramientas básica para empezar con un blog. Si quieres más puedes buscar en el blog otros consejos y descargables, haz un comentario o envíanos un mail 😉

​Consejos para crear tu blog

​Descarga la plantilla gratuita!

​Aprende algunos consejos básicos y obtén una caja de herrameintas útiles para los primeros pasos.

Hidden Content
Consejos y técnicas para escribir en tu blog

Consejos y técnicas para escribir en tu blog

Todas sabemos que tener un blog es necesario pero no es sencillo. Nos permite ganar visibilidad sin mucha inversión ni complicaciones técnicas. Pero ¿quién no se han enfrentado al reto de la pantalla en blanco? A mi, después de cinco años, me sigue pasando algunas veces.

Conseguir el hábito de escribir es un entrenamiento, nosotras lo sabemos bien, créeme. Y como cualquier entrenamiento tiene una parte muy importante de voluntad, de ser cabezota y vencer a la pereza de ponerte a escribir; y una parte de técnicas que ayudan en la tarea, te hacen el proceso más fácil y te ahorran problemas.

Hoy te traemos algunos consejos y técnicas para superar el bloqueo.

Tu decides, diviértete.

Ten en cuenta que tú decides de qué trata tu blog, es decir, vas a escribir de lo que te gusta, temas que conoces y con los que te sientes cómoda. Piensa que si estuvieras tomando café con una amiga y la conversación llegara a este tema podrías pasar horas hablando de eso que te encanta ¿verdad? Pues con tu blog pasará lo mismo, en cuanto empieces a escribir no podrás parar. La diferencia es que en tu blog, podrás revisar y ordenar la información, y presentarla de forma atractiva y útil.

Al mismo tiempo, las personas que lleguen a tu blog y se queden a leer, lo harán porque les interesa el tema. Es decir, quieren saber lo que dices, los consejos que das, las historias que cuentas, las novedades que presentas, etc.

Vamos, que hablas de lo que te gusta a gente que quiere leerlo ¿Dónde está el problema? Llegadas a este punto, no hay excusas para el miedo escénico.

La inspiración está dónde menos te lo esperas.

Recuerda “que la inspiración te coja trabajando” esta conocida frase de Picasso, vale para los artistas y para los bloggeros, y tu eres las dos cosas 😉 Aunque el tema lo tienes controlado, tu pasión, arrancar puede costar un poco. Lánzate sin miedo a escribir, guarda siempre el borrador y revisa antes de publicar.

Ten cerca algo donde anotar y apunta titulares que se te ocurran a lo largo del día, en tu vida diaria, eso puede ser el principio de un gran post.

Si quieres conocer algunos de los consejos y técnicas que utilizan los bloggeros más experimentados, suscríbete abajo y automáticamente te enviaremos al email una hoja de trabajo con consejos para perder el miedo y algunas técnicas para lanzarte a escribir.

No olvides compartir este post en redes sociales.

¡Te vemos dentro!

Hidden Content
Cómo evitar los 4 errores que te impiden convertir tu pasión en tu negocio

Cómo evitar los 4 errores que te impiden convertir tu pasión en tu negocio

Si hace unas semanas hablábamos de los 4 grandes errores que con frecuencia cometemos al lanzarnos a crear un negocio, hoy tenemos que hablar de las soluciones.

Equivocarse es humano, normal y, a veces, hasta saludable, pero ciertos errores te los puedes ahorrar aprendiendo de quien los cometió primero, y así poder dar unos primeros pasos que te animen a seguir en lugar de ir retrasando tus sueños.

Siendo nosotras emprendedoras artesanas y habiendo trabajado con tantas emprendedoras, no solo hemos podido detectar esos 4 errores más comunes. También sabemos cómo desactivarlos.

1) Centrarte en las herramientas vs. conocer a tu cliente.

Es fácil caer en esto porque ahora hay muchísimas herramientas a nuestro alcance, y muchísimos expertos que te dicen lo fácil y lo útiles que son. Sientes que tienes que aprender a usarlas todas porque, hasta las que conoces, tienen una versión para negocios que no habías visto. Como Facebook con sus perfiles personales y sus páginas de fans, y todos los tipos de página que puedes tener. Pinterest o Google+ son otras plataformas que ofrecen diferentes funcionalidades (sobretodo analíticas de visitas) que pueden ser muy útiles para un negocio.

Bien, pues en lugar de esto, céntrate en conocerte a ti a tu cliente ideal.

¿Por qué? Porque si conoces a tu cliente sabrás dónde y cómo encontrarle. Lo cual te ayudará a saber qué herramientas necesitas y cuales no, porque no las necesitas todas, te lo aseguro. Y si la que necesitas no la dominas, tranquila, ya sabes por dónde empezar si vas a ver tutoriales o buscar cursos.

De la misma manera, si te conoces a ti misma, sabrás qué se te dá bien (además de tu pasión) con qué herramientas te sientes más cómoda y cuál te resulta fácil dominar.

Todo esto despeja mucho el horizonte de las tareas y pasos a dar para avanzar.

2) Esperar a tenerlo todo y estar segura vs. dar pequeños pasos.

Mira, segura, segura, no vas a estar nunca porque esto de tener un negocio que es tuyo tiene mucho de incertidumbre, va mucho de arriesgar. Por eso, no todo el mundo vale para ser artesana-hacker.

Con lo de esperar a “tenerlo todo” pasa como con las herramientas, ¿seguro que necesitas toda esa lista que tienes en la cabeza de elementos de un negocio para empezar? Seguro que no. Tienes tu saber hacer (producto o servicio), tienes una red de contactos y tienes ganas e ilusión, pues ya puedes empezar a moverte.

3) Desanimarte viendo el éxito de otros vs. reconocer lo que has avanzado y seguir.

Compararte con gente de éxito es fácil pero inútil, y un error de perspectiva. Cuando miras el éxito de otros, solo ves eso, no ves todos los obstáculos que tuvieron que superar cuando empezaban, y tú estás empezando. Si tienes que compararte con alguien (que no te lo recomiendo) que sea con alguien de tu tamaño.

En lugar de deprimirte, mírate a ti, a tu cliente ideal y tu contexto. Mira lo que has hecho hasta hoy, has aprendido mucho y has puesto cosas en marcha.

4) Lanzarte sin más vs. tener un plan de acción en una servilleta.

Por mucho que te animemos a actuar y a asumir cierto grado de incertidumbre, no queremos que te tires a una piscina que no sabes si está vacía. Este error y su solución tiene mucho que ver con el 1 y el 3. Se trata de hacer cosas a tu medida. Tan disparatado es dejarse paralizar por el miedo como lanzarse a una inversión de tiempo y dinero que no puedes asumir.

Así que te recomendamos lo mismo. Mírate y haz cálculos realistas. No olvides tu sueño, eso sirve de imán para impulsarte hacia delante, pero mira el suelo que pisas y da un paso detrás de otro.

Esperamos que estas soluciones te ayuden cual brújula en tu negocio. Si has cometido alguno de estos fallos y aplicado soluciones cuéntanos en los comentarios.

Imagen: Priscilla Du Preez

Sonia y EnClau

Enclau es un nombre para mi trabajo de Relaciones Públicas, una especie de fachada profesional para presentarme al mundo.

Surgió como un proyecto de clase cuando estaba en la universidad, lo hice con un grupo de compañeras y entonces se llamaba En clau de comunicació. Al terminar la carrera un par de esas compañeras y yo nos habíamos convertido en amigas y quisimos hacerlo realidad. Todo ha cambiado mucho desde entonces, ellas han seguido otros caminos profesionales y yo he rediseñado EnClau muchas veces. Pero conservo el nombre y los colores porque le tengo cariño, por un poco de nostalgia y porque me cuesta mucho ser mi propia asesora de comunicación y crear un nuevo nombre, nuevo logo, ….

Oficialmente soy Historiadora y Relaciones Públicas experta en Protocolo. Lo que me apasiona es tramar planes, encontrar puntos de conexión y diseñar proyectos de comunicación. Todo eso para crear mundos en los que pasan cosas interesantes.

Con ENCLAU ayudo a las personas que dirigen empresas e instituciones. En el primer caso les ayudo a encontrar su comunicación ideal,  una comunicación ajustada a sus circunstancias, para ilusionarse con su empresa. En el caso de las instituciones, las ayudo a encontrar la estrategia que los conecte con su público, para que puedan cumplir sus objetivos y expectativas.

y esta es mi web http://enclau.com/