Para emprender en nuestro día a día además de pensarnos estratégicamente hace falta tener una serie de herramientas con las que trabajar nuestra pasión. Fruto de nuestra experiencia y del uso de muchas de ellas, hemos seleccionado algunas que pueden serte muy útiles.
 

Las herramientas funcionan mejor con una estrategia

Como solemos decir, no conviene obsesionarse con las herramientas. Es decir, usar estas herramienstas no signfica que tu negocio vaya a mejorar. Tendemos a pensar que si usamos las mismas herramientas que esa persona a la que le va tan bien nos va a ir bien a nosotros. No, las herramientas tienen que tener sentido en el marco de una estrategia. Es decir, si hemos decidido que necesitamos relacionarnos con profesionales de x sector, quizá por nuestra propia cuenta tenemos alcance a un número limitado de gente. Sin embargo, si utilizamos una herramienta que nos permite ponernos en contacto potencialmente con más gente, si tenemos unos buenos objtetivos definidos y sabemos exactamente con quién queremos contactar va a ser muy útil. Sin embargo, si no sabemos lo que queremos conseguir, la herramienta no nos va a aportar nada.

Nosotras os facilitamos herramientas que entendemos que os pueden ser útiles pero tenéis que tener definido cuáles son vuestros objetivos y hacia dónde váis. Sin una pasión bien definida y unos objetivos de negocio claros, las herramientas poco te van a ayudar.

Por eso somos muy cautas a la hora de hablar sobre herramientas porque existe una especie de obsesión por ellas. A poco que conozcáis la Ruta sabréis de nuestra obsesión por todo el trabajo previo a utilizar una herramienta. La reflexión previa es muy necesaria para luego hacer un uso inteligente de las herramientas y la tecnología. Una sin la otra no tiene sentido. Por eso escribimos tanto sobre estrategia, venta y planificación y tan poco sobre herramientas.
 

No te lances de golpe, sino poco a poco

Te recomendamos que no te tires de golpe a utilizar una herramienta ya que incorporarlas en tu rutina cotidiana no es nada fácil. Este es el proceso que te recomendamos:

1. Analiza bien el problema que pretendes solucionar. Ejemplo: falta de planificación, necesidad de atención de clientes vía online, aumento de la productividad…
2. Documéntate sobre cómo utilizan otros la herramienta: Busca información en internet, aprende sobre su potencial, cómo lo usan otros, mírate algún mini-tutorial.
3. Ahora sí, instálala y empieza a usarla.
4. Date un período de prueba de al menos un mes, para ver si aguantas con ella y entonces.
5. Evalúa si te resulta ha resultado útil, qué te ha gustado y qué no. Valora si quieres adquirir la versión de pago, cambiar a otra, buscar una versión de software libre.

Herramientas hay de muchos tipos, pero nosotras te vamos a recomendar las 10 herramientas que mejor nos funcionan en temas de gestión del tiempo, edición compartida, planificación, gestión de la información, recursos para navegar en internet. Ah, y una herramienta muy graciosa para aumentar la creatividad en tu clima de trabajo.

Alex Mihis


​Caja de herramientas 10+1 soluciones para tu negocio


Te presentamos 10+1 herramientas que para nosotras son todo un “must” a la hora de trabajar nuestra pasión.

Hidden Content