Sé que enfrentarse a la pantalla en blanco de tu wordpress no es fácil. A mi me pasa mucho, pero no por eso voy a abandonar. Como no nos cansamos de decir, tu blog es el primer paso para una comunicación profesional y, además, te ayuda a pensar tu pasión y tu negocio.

Ya hablamos de cómo cultivar el hábito de escribir que esperamos que hayas practicado.

Otra forma de afrontar esta parte de la comunicación de tu empresa es tener tipologías de post sobre los que escribir.

Aquí tienes algunas ideas 😉

1) Habla de las herramientas que usas

Las personas que siguen tu blog y a las que les gusta tu trabajo y tu forma de hacer, tienen también una conexión especial con lo que tu haces, aunque no sea su pasión puede que sea una afición o puede que su pasión conecte con la tuya en algún punto.

Da igual que tu pasión sea la asesoría fiscal o la cocina tradicional, el encaje de bolillos o el diseño de páginas web. Seguro que tu cliente siente curiosidad por saber cómo es que a ti se te da tan bien. Puede que incluso lo haya intentado hacer por su cuenta. Y esta información te conectará con esa parte de él o ella que decidió confiar en ti.

Te posicionas como experta y demuestras no tener ningún miedo a la competencia, lo cual es muy elegante.

Además, cuando ofreces a los seguidores de tu blog, y a tu cliente ideal, la posibilidad de conocer tus herramientas de trabajo, de manera indirecta estás demostrando que tú tienes una magia especial; porque al final las herramientas son solo eso, lo que tú consigues con ellas es tu magia.

2) Cita a tus referentes, las frases que te han inspirado o que te motivan especialmente.

Todo esto forma parte de tu universo y ese universo, que estás creando con tu pasión-negocio, es lo que ha seducido a tu cliente ideal o lo que ha interesado a tus suscriptores.

Hablar de las personas que te inspiran o de las experiencias que te han influido hace que la gente te entienda mejor y esto es genial. Estáis empezando a hablar el mismo idioma.

Pero además esa exposición de tus valores hace de filtro. Primero porque te conecta con personas con las que compartes algo. Quizás leyeron ese mismo libro o vieron esa película inspiradora. Y segundo porque ahuyenta a la gente que no conecta contigo y por tanto no tendrás que tratar con ellos, no se convertirán en clientes o colaboradores tóxicos, porque tú a ellos tampoco les interesas.

3) Comparte tus propósitos

Esto es algo muy divertido y arriesgado. Yo reconozco que siempre lo hago “con la boca pequeña” porque me da mucha vergüenza, pero luego me da mucha fuerza.

Cuando dices en voz alta y a tu público  “voy a hacer esto”, tienes hacerlo porque te has comprometido públicamente, tus suscriptores, entre los cuales está tu cliente ideal, esperan de ti ese nuevo rumbo o ese servicio. Y como tú no los quieres decepcionar mantendrás el foco.

No quiero decir que cuentes en detalle lo que vas a hacer, pero comparte tus sueños, tu objetivo para este año, tu reto.

Todo eso, además te hace más humana, más real para la gente que quiere formar parte de ese mundo que crea tu artesanía.

4) Transmite un aprendizaje

Ya sea lo que has aprendido con un nuevo reto o acudiendo a un curso, este tipo de posts tiene mucho que ver con el anterior. Cada propósito que te haces en la vida, en tu negocio y en tu vida ideal a través de tu negocio, implica siempre un reto ¿verdad? y cada reto nos trae un aprendizaje, al margen de si consigues tu objetivo o no.

Si tu propósito es lanzar un nuevo servicio de asesoría legal 100% on-line o crear una nueva receta de repostería, ya sea buscar a alguien para incorporar a tu equipo o cambiar de local. Todo eso te traerá situaciones cuyos aprendizajes seguro que son útiles para otros.

Puedes escribir uno des estos posts cada mes, y repetir temática durante todo el año. La cuestión es que sean publicaciones que te ayuden a mostrar tu relato tal y como es, y a conectar con tu cliente ideal.

En la página de recursos y en la tienda encontrarás aún más material para cuidar tu comunicación como tu negocio se merece.

Caleb Minear