Ser dueña de tu negocio es genial, a mi me encanta, a veces parece un infierno, pero es genial. Si has iniciado tu negocio en solitario o con la ayuda de gente muy cercana que tiene unos talentos muy parecidos a los tuyos ya te habrás dado cuenta de que no está de más tener ayuda.

A veces basta con contratar los servicios profesionales de otra artesana para aligerar el trabajo, una abogada que mantiene al día los detalles de tu tienda on-line o una asesora que te quita el dolor de cabeza del papeleo. Pero a veces no es suficiente, tienes que crear equipo, meter a alguien en tu cocina, taller, despacho o tienda para llevar a adelante el trabajo, tu pasión.

Vamos, una colaboradora en toda regla.

En busca de la colaboradora ideal.

Si has llegado a la conclusión de que alguien más va a tener que poner su pasión en tu negocio, hay algunas cosas que es importante que tengas en cuenta. ¿Recuerdas lo de “hacer mucho con poco”? lo mismo que cuando empezaste hacías pequeñas inversiones de dinero (y grades en trabajo e ilusión), esta nueva etapa es muy parecida.

Lo ideal sería probar rápido y barato. Empieza por un trabajo pequeño de poco tiempo y poca responsabilidad y, si es posible, que tu manejes muy bien, para que tenga pocas consecuencias negativas si sale mal o puedas reaccionar a tiempo.

Ten claro qué trabajo quieres delegar o compartir. Y para tener las cosas claras lo mejor es escribirlas, para que no se te olviden los detalles, así evitas meter la pata. Define el trabajo que vas a delegar, ¿es un proyecto o sólo una fase? haz una lista lo más detallada posible de las tareas que implica y añade comentarios sobre cómo lo haces tú, por qué lo haces así, anota si dejarás libertad o quieres que lo hagan igual que tú. Y ten esa lista a mano cuando se concrete el trabajo.

Deja claras las condiciones de la colaboración: la fecha de inicio y de fin, enumera las tareas y responsabilidades de cada una (las suyas y las TUYAS), eso evita malos entendidos y favorece la confianza porque las dos partes sabéis la ilusión que ponéis, cuánto compromiso requiere de las partes, la disponibilidad, … Así te será más fácil valorar los resultados.

A la hora de elegir a la persona, valora los talentos profesionales pero también el carácter y la conexión que podáis tener. Tienes que estar cómoda con su forma de hablar, de vestirse, etc. Sé que parece superficial pero no lo es, si se queda contigo va a formar parte de tu marca, estará en tu taller o cocinando mano a mano contigo, atenderá a algún proveedor, … va a representar a tu marca, va a hablar por tí. ¡Imagínatelo!

Tanto si conectas con tu posible colaborador en una reunión de profesionales como si responde a un anuncio que has puesto, durante la primera entrevista genera una conversación en la que os podáis conocer. Pregunta qué cosas le gustan más y menos, qué se le da mejor y peor, y cuéntale también tus talentos y qué aspectos quieres cubrir. No se trata de que te confieses con un extraño, pero mostrarte humana genera confianza. Así la otra persona te contará muchas más cosas y podrás sacar una primera impresión bastante acertada.
Aunque hables de trabajo tenéis que conectar 😉 porque vuestro trabajo es algo muy personal.

Da una segunda oportunidad. Salvo que la primera experiencia haya sido un fracaso total, prueba a repetir. Puede ser algo similar al primer trabajo o algo más específico, quizás detectaste que esa persona no era tan rápida como te imaginabas pero es mucho más meticulosa, o resultó ser muy resolutiva o sabía más de algunas áreas de tu trabajo de lo que pensabas y ese talento te podría salvar la vida en más de una ocasión en el futuro.

Una experiencia positiva no quiere decir que te tengas que casar, las relaciones se cultivan poco a poco. Y si hay más personas en tu agenda prueba, todas esas experiencias amplían tu agenda y tu red profesional, recuerda que cuanto más conectada estás más resiliente eres y más creativa 😉

Armando Castillejos

ÚNETE A LA RUTA

​Si tienes una PASIÓN y deseas convertirla en un ​NEGOCIO tenemos para ti numerosos recursos gratuitos y productos premium que te van a encantar.

¡No te pierdas ninguno!

Hidden Content