Las redes sociales son un lugar perfecto para entrar en contacto con potenciales clientes. El problema es que hay muchas y estar en todas se hace imposible. Trabajar tus redes sociales requiere de tu capacidad creativa para crear contenidos y de tu habilidad de planificación para saber con anterioridad de qué vamos a hablar en ellas y evitar así la improvisación. Para saber cómo planificar tus contenidos en tus redes puedes visitar este post en el que hablamos de pautas para crear un calendario editorial.

Aunque creamos que las redes sociales son solo Facebook e Instagram porque son las que más trendy, las redes sociales son muchas y variadas. Aquí puedes ver un mapa de las redes sociales a nivel mundial clasificadas por temáticas.

Fuente: http://www.visualcapitalist.com/wp-content/uploads/2017/07/social-media-universe-map.html

Estar en una u otra no depende tanto de lo que nos guste a nosotras sino de una serie de factores que citamos a continuación:

1. Qué vendes

Vendes un producto físico o un un servicio profesional. Si vendes un producto físico te va a interesar estar más en redes donde prime la fotografía. Eso no significa que si vendes un servicio no puedas estar en redes sociales de imágenes porque puedes encontrar la manera de publicar contenidos que sean atractivos como una cita, un checklist o una imagen con una reflexión.

Por ejemplo, si eres abogado a lo mejor te interesa estar más en Linkedin y no tanto en Twitter donde el espacio está limitado a 140 caracteres. Quizá prefieras un lugar donde puedas escribir sin límites las novedades sobre fiscalidad y donde puedas poner un enlace para ampliar información a tu blog. O si tienes una tienda de fruta quizás no te interesa estar en Facebook pero sí en Instagram porque resulta que haces unos centros de fruta magníficos y las fotos lucirían monísimas en esta red donde puedes jugar mucho con los filtros.

2. A quién se lo vendes

Quién es tu cliente potencial. No es lo mismo que tu cliente sea una chica de 19 años que seguramente va a estar en instagram, que un hombre de 37 años que lo que tiene es una cuenta de twitter.

Para hacerte una idea es muy interesante que conozcas a algún prototipo de tu cliente ideal y averiguar qué tipos de redes usa, qué tiempo dedica al día, a qué horas suele conectarse. Hacer una pequeña prospección de personas similares a ese perfil que tú estás buscando. Incluso organizar alguna charla que pueda atraer a ese perfil y a cambio de un regalo o bonus final hacerle alguna encuesta rápida.

3. Qué habilidades de comunicación tienes

Imagina que tienes una voz estupenda y te explicas super bien. Quizás tu red social puede ser un canal de podcast en el que semanalmente subas contenido interesante sobre tu marca o formación que sabes que interesa a tu cliente ideal. O subes entrevistas con gente que puede interesar a tu cliente ideal.

O te encanta la fotografía y se te da muy bien retocar las fotos en photoshop y puedes convertir eso en una especie de sello de tu marca.

O imagínate que que tu habilidad es escribir y se te da muy bien hacer pequeñas redacciones que puedes subir a tu página de Facebook o en tu blog que te ayuda a vender tu marca o lo que tú haces.

O lo que te gusta es grabarte en vídeo porque eres una fan de los tutoriales y te encantaría grabar pequeños tips con truquitos que a tu cliente le interesan sobre un producto como el tuyo.

Intenta ahondar en aquellas habilidades que de manera innata tienes y que no te suponen un gran esfuerzo. Intenta recordar qué cosas destacan los demás de ti.

4. Qué tiempo dispones

Delimita el tiempo que le quieres dedicar a este tema. Si te pegas todo el día en las redes sociales, ¿quién hace la faena? Ecooo 🙂

Por eso mismo, porque las redes son un ladrón de tiempo, es muy importante ser disciplinada con el tiempo que dedicamos.

Saber qué horas le puedes dedicar a la semana te llevará a saber qué tiempo vas a dedicarle al mes. Imagina que puedes dedicarles 2 horas a la semana, ya serían 8 al mes. Ni más ni menos.

Tienes que ser capaz de en 8 horas diseñar todos los contenidos de un mes y programarlo en las redes sociales que hayas elegido.

Para empezar, yo te recomendaría empezar a trabajar en una o máximo dos redes sociales para evitar dispersiones y abandonos, ya que empezamos con mucha fuerza pero luego la tentación de abandonar es muy fuerte.

Y sobretodo, antes de lanzarte con tu marca, haz una pequeña investigación de la competencia. Buscar profesionales que hagan algo parecido a lo tuyo y observa cómo están planteado su estrategia de redes sociales:

  • en qué redes están
  • cuántas veces publican a la semana
  • qué tipo de contenido publican
  • a qué hora

Y sobretodo, descubre qué hueco no están cubriendo en cuanto a contenido. De esta manera podrás tener una presencia diferenciadora.

Normalmente los resultados en redes sociales se ven a partir del tercer mes. No vale de nada que a las dos semanas ya esperes resultados, ya que no te habrá dado tiempo a generar un impacto y sacar conclusiones.

Bueno, ¿tienes ya una ligera idea de por dónde empezar? Cuéntanos en los comentarios.

Hidden Content

Photo by rawpixel on Unsplash