Hace poco hablábamos de ese momento crítico en toda empresa en la que la necesidad de incorporar a alguien a tu marca ya no puede esperar. Te daba algunos consejos para afrontarlo y ahora queríamos ampliar y abordar cuestiones más concretas.

Todo empieza con un ¿por qué?

Respondiendo al menos a un porqué, pero no está de más que usas la técnica de los 5 porqués, eso deja menos margen de error.
¿Por qué y para qué necesitas una colaboración?
Hazte esta pregunta y responde con todo el realismo de que seas capaz.
¿para mantener mi negocio en marcha, necesito liberarme de trabajo que no tiene que ver con mi pasión temas burocráticos, de contabilidad, de comunicación y publicidad, etc?
¿he delegado tareas del negocio y aún así no puedo atender a más cliente o ampliar mi negocio cómo me gustaría?
Lo del realismo es muy importante porque podemos ser muy optimistas, hemos hecho tantas cosas solas que no imaginábamos que vamos a poder con todo, todo el tiempo. O podemos ser muy miedosas y no querer abrir las puertas de nuestra empresa artesana a otras personas, como si nadie nos fuera a entender.

Define la situación

Haz una lista de al menos 5 razones, si son 10 mejor, por las que contratarás a alguien. Esto te servirá de guía para no perderte, y de recordatorio de que no puede esperar.
Piensa, y escribe, cómo va a mejorar tu negocio con esa nueva persona, cómo va a mejorar tu vida cuando mejore tu negocio, qué cosas nuevas podrás hacer, …

Si se trata de incorporar a alguien para que trabaje en tu pasión, defínela como hiciste con tu cliente ideal, con todo detalle, e imagínate trabajando con esa persona.
Si se trata de delegar tareas concretas, tener una empleada o de contratar los servicios profesionales haz una lista de actitudes y aptitudes y describe cómo te gustaría que fuera la relación con esa persona ¿tienes que verla a diario? ¿tiene que vivir en tu localidad para que os veais en persona?

Define bien esto, porque de lo contrario te perderás nada más empezar y puedes acabar buscando o contratando a alguien que en este momento no necesitas.

Ten un presupuesto

Pregunta a tus conocidos y busca información sobre los costes de tener empleados, los rangos de sueldos y los rangos de precios de los servicios que quieres contratar, así no te llevarás sorpresas cuando te presenten un presupuesto. Siempre hay profesionales que trabajan muy barato, bien porque están empezando y no les importa bien porque no saben llevar su negocio y no saben que pierden dinero con su trabajo. Pero esto puede provocar relaciones tóxicas o trabajos de poca calidad, evítalo.

Dónde buscar

Esto es como buscar a tu cliente ideal ¿recuerdas? tiene un perfil concreto, es una persona real. Así que piensa ¿dónde está esa personas ideal para mi negocio? y recuerda que no todo el mundo está en Facebook y que no todos los que tienen perfil lo usan para buscar trabajo ahí. Pregúntate ¿dónde está esa persona ideal buscando trabajo, colaboraciones, … en qué momento está receptiva a propuestas como la mía?

Tu red profesional. Tus clientes, tus proveedores, tus suscriptores, incluso tu familia y tus amigos pueden tener el contacto que necesitas, coméntales que estás buscando a alguien, qué clase de persona debería ser y para qué lo necesitas.
Otras redes. Plataformas especializadas, hay muchas redes especializadas para profesionales. En LinkedIn hay profesionales de todo tipo haciendo contactos, no siempre buscando trabajo, pero en general lo que se busca en esta red es un empleo o un proyecto duradero.
Plataformas como DESK, Twago o ENLACE están pensadas para profesionales liberales que trabajan por horas, sobretodo se trata de diseñadores y programadores.
El blog de la Ruta tenia mucho de esto al principio, cuando las asistentes a los talleres presenciales contaban su pasión y se comentaban entre ellas. Rebusca por aquí, en la categoría ‘Pasiones’ puede que encuentres lo que buscas.
Los grupos de Facebook, como el de la ruta, en los que profesionales de distintos sectores o del mismo se unen para compartir experiencias y perfeccionarse como profesionales.
Ya sabes, elige la que más te conviene.

Cómo buscar

Redacta el anuncio. Ya sea para redes o vía e-mail cuida el texto y ten presente tanto el perfil que buscas como las razones por las que lo buscas. Explica qué necesitas y a quien estás buscando, para que la persona con ese perfil se sienta atraída y responda pidiendo más detalles.

Ten preparada la respuesta. Haz una ficha técnica de la oferta en la que enumeras las tareas y responsabilidades que supone el trabajo, el precio o el sueldo que estás dispuesta a pagar, el horario, la flexibilidad. Y aprovecha para hablar sobre la forma de trabajar, etc
Prepara un pequeño cuestionario de no más de 7 preguntas que te ayuden a intuir si puede ser una persona interesante y que descarten relaciones tóxicas. Puedes preguntar por la disponibilidad, por los trabajos anteriores, pedir que cuenten porqué respondieron a la oferta

Selecciona. De las respuestas que recibas a ese primer filtro, elige los 3 o 4 perfiles que te parezcan más interesantes para hacerles una entrevista, no tiene que ser larga pero que te permita una conversación, como decíamos en el post anterior. Y de esa entrevista, selecciona. Dependiendo de lo que vayas a contratar puedes seleccionar a 2 que te den buenas sensaciones y darles un trabajo corto, con lo que podrás acabar de decidir.

Y, finalmente, recuerda dar una segunda oportunidad 🙂

Por ahora estas son nuestras recomendaciones. Seguiremos publicando sobre el tema, mientras tanto cuéntanos cuál ha sido tu experiencia o tus obstáculos concretos a la hora de crear equipo.

​Encuentra la colaboradora ideal

​Guía para tener claro las razones para contratar, las aptitudes y actitudes que buscas y una ficha técnica GRATUITA para buscar a tu colaboradora ideal.

envelope
envelope
Hidden Content

Andy Kelly