A Laura M. Hortal la conocimos a través de su obra, “Gansos Salvajes”, ella es la persona detrás de este magazine feminista, sostenible y artesano. Descubrir esta revista fue toda una revelación, Laura hace hace una  propuesta y una apuesta por el autoconocimiento y el respeto por los ritmos de cada una, con una visión muy hacker de la moda y la belleza, un espacio para el empoderamiento, especialmente de las mujeres.

Eran muchos elementos en común con la Ruta como para dejarlos pasar y ya no queríamos esperar más.

Laura nos ha dedicado su tiempo y arrancamos las entrevistas artesanas de 2019 con una multiapasionada.

Laura M. Hortal

¿Cuál es la pasión que vuelcas en Gansos Salvajes y cómo la descubriste?

Soy una persona multiapasionada por eso decidí montar un magazine y no otra cosa más específica. Mis pasiones principales: Escribir, diseñar, el desarrollo personal, el empoderamiento, encontrar tendencias de estilo de vida y corrientes de pensamiento. Las he ido descubriendo viviendo.

Desde que empezaste Gansos Salvajes hasta hoy ¿cómo ha sido esa evolución? Las pasiones, aquello que haríamos aunque fuéramos ricas, no suelen venir de un día para otro. Ahora con la perspectiva que te da el tiempo, ¿por qué crees que has creado Gansos Salvajes? ¿de dónde viene esa pasión?

Yo creo que las pasiones (entendidas como talentos) siempre están con nosotras, lo difícil es darte cuenta de que eso que te gusta es o puede llegar a ser un talento y puedes usarlo para crear algo que sirva al mundo.

Con perspectiva te vas dando cuenta de que los motivos por los que haces las cosas son más inconscientes que conscientes.

Los temas que toco tienen mucho que ver con cosas que he sentido como injusticias y que creo que tienen que cambiar. Son temas que yo misma he sufrido. El machismo, la crisis medioambiental, la falta de información y empoderamiento con respecto a la salud, la alimentación, la psicología, la moda, la imagen y la belleza.

¿Cómo fue la primera vez que imaginaste que podría ser un potencial negocio?

Yo empecé con un blog en 2009 y lo hacía sin ninguna idea de que pudiera ser un negocio. Un día se me ocurrió editar una agenda con la que no gané nada porque no tenía ni idea de como poner precios pero se me encendió la chispa por la edición y empecé a ver que sí tenía posibilidades.

Para tí ¿qué es lo mejor de tener tu propio negocio? ¿Y lo peor?

Lo mejor la libertad, lo peor la inestabilidad económica.

El trabajo artesano, entendido como aquel en el que ponemos nuestro sello personal en lo que hacemos, tiene un valor especial para las personas que lo compran o lo contratan ¿quién es la lectora ideal en la que piensas cuando planificas un nuevo número de GS o diseñas un  servicio?

Normalmente soy yo misma un poco más joven.

En todo este tiempo como empresaria ¿cuál ha sido el mejor momento? Lo que más satisfecha te ha hecho sentir. Quizás sea un logro en tu empresa, quizás un comentario de un cliente o lector, una situación con un colaborador, etc. Eso que te saca una sonrisa.

Es difícil elegir un momento porque han sido muchos. La primera vez que tuve en mis manos un ejemplar de Gansos Salvajes, cuando cambié el modelo de negocio y comenzaron a funcionar las cosas, cuando leo ciertos e-mails, las relaciones que he ido creando con algunas de mis clientes, con las marcas, las personas que he conocido y que ahora son amigas que no hubiera conocido ni no hubiese creado mi empresa….


Respecto al sello personal que imprimes en tu negocio. ¿Qué hay de Laura  en Gansos Salvajes ?

Mucho y cada vez hay más Laura, es inevitable y creo que necesario en el caso de empresas pequeñas. Estoy ahí día tras día y no soy una gran empresa a la que le escriben los post o le programa las redes sociales, por eso es inevitable poner de mi en toda la comunicación.

Ser empresaria es tomar decisiones. Cuál ha sido la decisión más difícil que has tenido que tomar con Gansos Salvajes ? ¿Qué consecuencias tuvo?

Disolver la sociedad, éramos 4 socias y por circunstancias vitales de cada una y por las del proyecto tuvimos que dejar de ser un equipo. La consecuencia principal fue un cambio en el modelo de negocio, empezar a poner más de mi en Gansos. Estar más sola pero a la vez ser más libre para decidir.


Los negocios desde la pasión, en gran medida, se apoyan en las personas de confianza, en nuestra red profesional. ¿En quién te apoyaste para convertir tu pasión en un negocio? ¿y cómo lo hicieron?

Me apoyo en amigas que también están emprendiendo y que viven cerca, solemos juntarnos y comentar. También he tenido mentoras y el grupo EXTRAORDINARIA. Mi marido también ha sido un gran apoyo en muchos momentos y mi familia.

Queremos saber un poco más de ti. ¿Nos puedes sugerir un libro, una película o una serie? un referente que te haya  marcado en tu visión del mundo que aplicas en tu negocio.

Dos libros y en este orden: “Vivir sin miedo” y “las 10 aristas de emprender”.

Una película: “Joy” ,porque la perseverancia es la base para construir un negocio.

Una serie: Girld Boss

Y como toda empresaria, siempre hay un objetivo que alcanzar. ¿Qué es lo próximo en Gansos Salvajes  ese tema que no puedes demorar más?

Me gustaría hacer eventos presenciales, espero poder materializarlo para este 2019.

Si tuvieras que transmitir una enseñanza vital como empresaria a otras empresarias artesanas, ¿qué les dirías? Algo que se ha grabado a fuego, ya sea por tu experiencia con clientes, la manera de darte a conocer, ¿Cuál dirías que es la clave para vivir de tu pasión?

No considerar los “fracasos” como negativos sino como parte del proceso.

Vivir de tu pasión nos hace vivir una vida llena de experiencias ¿Quieres contarnos una anécdota?

Lo más potente son como siempre las interacciones con personas. Encontrarme casualmente en un pueblo perdido al propietario de una marca de moda sostenible que se anunció años atrás en Gansos Salvajes. Encontrarme una lectora por la calle que me cuente todo lo que ha cambiado su vida con Gansos Salvajes o un email en el que una lectora me contaba que nunca había usado falda porque tenía una cicatriz en sus piernas y había comenzado a usarlas a raíz de algunas de nuestras fotos y textos.