Hace años me pasaba que había dos preguntas que me dejaban la mente totalmente en blanco.

Quién eres y qué haces.

O el famoso “y tú a qué te dedicas”

Era oír estas palabras y entraba en pánico.

Lo primero que pensaba era: a ver cómo le explico a esta persona todo lo que hago. Y luego, cómo hago para que suene fácil y sencillo.

Es super normal. Los emprendedores somos un poco “chico para todo” en nuestros negocios. Barremos la oficina, respondemos el email, vendemos el servicio y hacemos la entrega. Somos un todoterreno y por eso nos cuesta tanto resumir tanto cuando nos preguntan.

Sin embargo, es muy importante, tener una frase salvavidas. Esa que nos ayude a presentarnos al mundo sin complejos y que nos permita salir del apuro.

Hoy te damos unas sencillas pautas para hacerlo.

Antes de nada, esta frase mágica tiene un nombre en marketing y es: propuesta de valor.

¿Lista para escribir la tuya?

Primero: qué es la propuesta de valor

Es una declaración de intenciones con la que comunicamos de forma breve y clara para qué sirve lo que hacemos y por qué es importante para el cliente, haciendo especial hincapié en nuestra diferencia. Es algo así como la promesa que le hacemos al cliente.

Segundo: cómo escribirla

La propuesta de valor se compone de los siguiente elementos:

  • Puesto/cargo/oficio que ocupas:
  • Producto o servicio que ofreces:
  • Cliente ideal:
  • Situación típica donde el cliente necesita tu P/S:
  • Dolor o necesidad que satisfaces:
  • Solución que ofreces:

Tercero: Ahora escribe la tuya

Soy (puesto o cargo que ocupas) y ayudo a (cliente ideal) que (problema o deseo y situación típica en la que aparece) para conseguir (solución que ofreces).

Te pongo algunos ejemplos:

Me llamo Silvia, soy experta en diseño gráfico y ayudo a negocios muy implicados en la creación de su producto/servicio que tienen una imagen débil, desactualizada o sin coherencia a construir una marca que cuente su esencia.

Me llamo Elena, soy esteticista facialista y ayudo a personas que notan su piel apagada y con síntomas de envejecimiento a conseguir un rostro con más luz sin necesidad de pasar por el quirófano.

Realiza varias versiones hasta que te sientas super cómoda con ella.

Luego añádela en tu web, blog y redes sociales y empieza a decirla en tu entorno para ir fijándola.