Cada negocio tiene un mes que suele ser más tranquilo. En mi caso, los meses de julio y agosto son el momento perfecto para revisar esas tareas para las que no hay tiempo el resto del año. Una de ellas es crear el contenido que publicaré en el blog y redes sociales. A continuación, te damos algunos consejos para conseguir ideas sobre qué publicar en tu blog:

1. Leer

Es importante que estés al tanto de blogs y webs de tu sector para conocer tendencias, innovaciones, y temas que te puedan afectar. Aquí el apartado de la competencia es importante, síguela y observa sobre qué temas publica, cómo lo hace, promociones que lanza, etc. Hacer un poco de espionaje siempre viene bien para luego adaptar a tu propia situación de mercado.

2. Acudir a eventos

Es otra manera de inspirarte. Por ejemplo, jornadas, congresos, ferias donde puedas hablar con gente del sector y captar ideas. Los eventos nos sacan también de nuestra zona de confort y nos obligan a ponernos tareas al llegar a casa.

3. Refrescar quién es tu cliente ideal

Vuelve a dibujar y definir quién es tu prototipo de cliente. Sexo, edad, dónde vive, cómo compra, qué revistas lee y trata de contar un día cualquiera en su vida. Intenta que sea lo más realista posible para que luego, a la hora de escribir, puedas escribir para él de forma concreta.

Algunos consejos para ponerte a escribir:

Consejo 1: Ciérrate un par de días en la agenda

Serán días donde solo te dediques a esto. Evita interrupciones del correo, móvil, etc. Sólo tú y tus ideas. Ponte a escribir hojas y hojas sin miedo.

Consejo 2: Divide y vencerás

Crea grandes categorías de contenidos y empieza a pensar en títulos posibles. El desarrollo vendrá después.

Consejo 3: Grábate y luego escribe.

Ponerte a escribir directamente puede ser complicado. Coge la grabadora del móvil y empieza a hacer audios, relaciona ideas, hazte guiones. Y sobretodo, primero escribe en papel, la pantalla es una gran enemiga de la creatividad.

Consejo 4: No hace falta que escribas El Quijote

Escribe pequeñas píldoras y asegura un mínimo contenido al mes, por ejemplo, 2 post al mes con una introducción, desarrollo y conclusión.

Bueno, ¿te animas a crear el contenido de tu blog para los próximos meses?