Tu nicho, tu audiencia y tu cliente ideal

¿Tu pasión-negocio nace de una pasión o estás intentando llenar un hueco en el mercado que has detectado y que te sientes capaz de llenar?

En cualquier caso enfócate en un nicho y olvídate de los grandes mercados, para las artesanas lo importante es el alcance, la gran escala es para las multinacionales.

Tu nicho es la parte del mercado que te interesa, en la que te enfocas, dónde eres especialista en dar soluciones a un grupo de gente variopinta que forman tu nicho. El máximo representante de tu nicho es ese cliente ideal del que tanto hablamos.

Identificar el sector es fácil, es como el epígrafe en el que estás inscrita como autónoma. Ahí es nada. quiere decir que hay muchísima competencia.

El nicho es una especialización que tu eliges, que te permite diferenciarte de la competencia y conocer bien a tu audiencia haciendo que tu negocio sea viable.

Por qué identificar tu nicho antes, durante y después de crear un negocio.

Identificar un nicho antes de montar un negocio es interesante porque ves más fácilmente la viabilidad del negocio, si ya estás en marcha definir tu nicho te ayudará a focalizar tus esfuerzos tanto para crear servicios y productos, como tu inversión en comunicación.

De modo que , sin perder de vista tu pasión y tu talento, optes por ofrecer unos productos o servicios con suficiente mercado para vender con suficiente frecuencia.

Definir tu nicho es menos estresante que definir tu cliente ideal pq muchas veces cuando pensamos en describir a una única persona nos angustia pensar que solo vmaos a tenr un cliente o que estamos cerrando puertas, pero no es así. Con el nicho pasa un poco lo mismo, se trata de tener claro a quien le interesamos.

Cómo definir tu nicho

puesto nuestros negocios nacen de nuestra pasión y son una especie de marca-persona hay un fuerte componente humano, sumado al hecho de que nuestro cliente no es cualquiera queremos que compre nuestro producto pq conecte con el no pq sea una moda. Pero también hay que hacer números.

El tamaño del nicho, la posibilidad de una segunda compra o el precio que el público identifica como bueno, son cosas que harán que nuestro negocio sea viable.

  • ¿cómo ayudas a la gente con eso que haces?
  • ¿qué situación está viviendo la gente que te pide ayuda?
  • ¿Hay personas que sienten que realmente necesitan mi producto?
  • ¿hay otras personas haciendo lo mismo que tú?
  • ¿qué están vendiendo?
  • ¿Qué potencial tiene el nicho a nivel de tamaño?

Ahora piensa en grupos de personas con un problema que puedan resolver al contratarte o comprar tu producto.

Si tu producto/servicio no resuelve problemas, piensa en modo ”vivir una pasión”. Quizás tu negocio va de hacer manicura de fantasía, bien, pues piensa en grupos de gente que pueden querer vivir su pasión por tener uñas de fantasía.

Enumera algunas razones por las que cada uno de esos grupos te compraría, ¿qué les motivaría a buscar tu producto o servicio?

Verás que diferentes grupos pueden tener las mismas razones.

Sería interesante que volvieras a reagrupar esos tipos de gente con un deseo o razón poderosa para comprarte a ti y que intentes describir un personaje que los represente (una mujer de 58 años funcionaria, que vive en una pequeña ciudad,… y quiere dar un toque divertido a su día a día laborar con una uñas originales …) ¿te lo puedes imaginar?

Cómo ves son preguntas que tiene mucho que ver con encontrar el punto cero del negocio. Por eso valen tanto para iniciar tu proyecto como para analizarlo una vez estás en marcha.

Puedes organizar estos datos en tables, listas o en un mapa mental, como más cómoda te sientas, pero hazlo. Escríbelo y sacalo de tu mente para que puedas verlo desde fuera y conectarlo. De manera que tengas claro cual es tu nicho y cómo contarle lo que tienes para él.

Buscando un punto de venta para tu producto

Buscando un punto de venta para tu producto

 

Tu sabes mejor que nadie lo que cuesta que otros vendan tus productos. Es difícil encontrar a alguien que cuente tu historia como la cuentas tú, que conecte con tu artesanía. Es cierto, pero eso no quiere decir que te tengas que limitar a ser tú la única vendedora de tu producto.
Actuando en pequeño, en lo concreto como hacemos aquí, seguramente hace tiempo que orientaste tus perfiles en redes para que fueran algo más comercial, tienes una tienda on-line y puede que hasta una tienda física o un punto de venta estable para tus productos.
Así tu negocio avanza, tú creces como profesional y como empresaria y, ahora, tu red profesional debe ampliarse.

Tu punto de venta ideal

Tener un ideal que buscar es el primer paso para encontrar el punto de venta más apropiado.
sueña un poco y describe ese punto de venta ideal tanto a nivel físico, de espacio (tipo de local, estilo decorativo, tipo de productos que vende, dónde está ubicado, …); como a nivel de negocio, su estrategia y sello personal (cómo atienden a los clientes, qué tipo de negocio es, cuánta gente trabaja allí, …).
Sí, es como definir al cliente ideal. Y cuantos más detalles tengas más fácil te será identificarlo y más fácilmente encontrarás la manera de contactar con él.

Cómo encaja con mi marca

Haz una lista de los valores y características de tu marca y ordénalos priorizando los que no vas a sacrificar de ninguna manera. Este va a ser un filtro muy importante a la hora de valorar posibles puntos de venta.
Si tu marca se define por el ecologismo porque tus producto están hechos con materias primas de origen natural y agricultura ecológica, puede que tu principal interés sean los puntos de venta con ese toque Eco-Natural. Que es distinto si tu artesanía se define por reutilizar materiales, que es igualmente Eco, pero no es natural, tus piezas pueden estar expuestas en el mismo escaparate que otras hechas con materiales sintéticos.

Haz una lista de puntos de venta que te resultan interesantes y una minilista de aspectos interesantes de cada uno. Esta minilista te servirá, junto con los criterios anteriores, para puntuarlos. Puedes usar estrellas, puntuación numérica, … lo que quieras, pero haz un ranquing de los puntos de venta más interesantes.

Ten presenta a tu cliente ideal, ahora más que nunca. Cuando dudes piensa dónde es más posible que compre, porque ahí es donde tienes más oportunidades de vender. ¿Cuantas personas que dan el perfil son ya clientes o llegarán a serlo?
Las relaciones artesanas.
Aunque aquí de lo que se trata es de un acuerdo comercial entre dos empresas, la tuya y la del distribuidor, es importante que te sientas bien personalmente. Cuando hablábamos de encontrar una colaboradora insistíamos mucho en este punto porque se trata de tu equipo, de personas que forman parte de tu marca. Aquí pasa un poco lo mismo, si el aspecto de la tienda, los productos que vende y el lugar en el que está cumplen tus expectativas pero no te sientes cómoda con la persona con la que tratas y que va a vender tus producto, piensalo bien antes de formalizar un acuerdo.

Empieza por ser cliente.

Ve a la tienda, mira y observa con ojos de empresaria pero también de clienta, porque ahí es donde tu cliente ideal va a tomar contacto con tu artesanía, es la experiencia de marca que se va a llevar. Y compra algo, si tu no comprarías nada ahí por qué lo va a hacer tu cliente, además eso hará que tu futuro colaborador te vea con otros ojos.

Ampliar tu red profesional es una cuestión estratégica que requiere “pensar antes de hacer” y estas cuestiones que te planteamos hoy son el primer paso: pensarte estratégicamente. Si no tienes un plan o un mapa es más difícil llegar a donde quieres estar, no quiere defir que cada paso vaya a ser un éxito, quiere decir que cada paso te acerca a tus objetivos de negocio, comerciales y de vida 😉

Nos encantaría conocer tu experiencia o tu método.

​¿Tienes una ​HOBBY o una ​PASIÓN? ​

Hidden Content

Nine Köpfer

Necesito una colaboradora ¿por dónde empiezo?

Necesito una colaboradora ¿por dónde empiezo?

Hace poco hablábamos de ese momento crítico en toda empresa en la que la necesidad de incorporar a alguien a tu marca ya no puede esperar. Te daba algunos consejos para afrontarlo y ahora queríamos ampliar y abordar cuestiones más concretas.

Todo empieza con un ¿por qué?

Respondiendo al menos a un porqué, pero no está de más que usas la técnica de los 5 porqués, eso deja menos margen de error.
¿Por qué y para qué necesitas una colaboración?
Hazte esta pregunta y responde con todo el realismo de que seas capaz.
¿para mantener mi negocio en marcha, necesito liberarme de trabajo que no tiene que ver con mi pasión temas burocráticos, de contabilidad, de comunicación y publicidad, etc?
¿he delegado tareas del negocio y aún así no puedo atender a más cliente o ampliar mi negocio cómo me gustaría?
Lo del realismo es muy importante porque podemos ser muy optimistas, hemos hecho tantas cosas solas que no imaginábamos que vamos a poder con todo, todo el tiempo. O podemos ser muy miedosas y no querer abrir las puertas de nuestra empresa artesana a otras personas, como si nadie nos fuera a entender.

Define la situación

Haz una lista de al menos 5 razones, si son 10 mejor, por las que contratarás a alguien. Esto te servirá de guía para no perderte, y de recordatorio de que no puede esperar.
Piensa, y escribe, cómo va a mejorar tu negocio con esa nueva persona, cómo va a mejorar tu vida cuando mejore tu negocio, qué cosas nuevas podrás hacer, …

Si se trata de incorporar a alguien para que trabaje en tu pasión, defínela como hiciste con tu cliente ideal, con todo detalle, e imagínate trabajando con esa persona.
Si se trata de delegar tareas concretas, tener una empleada o de contratar los servicios profesionales haz una lista de actitudes y aptitudes y describe cómo te gustaría que fuera la relación con esa persona ¿tienes que verla a diario? ¿tiene que vivir en tu localidad para que os veais en persona?

Define bien esto, porque de lo contrario te perderás nada más empezar y puedes acabar buscando o contratando a alguien que en este momento no necesitas.

Ten un presupuesto

Pregunta a tus conocidos y busca información sobre los costes de tener empleados, los rangos de sueldos y los rangos de precios de los servicios que quieres contratar, así no te llevarás sorpresas cuando te presenten un presupuesto. Siempre hay profesionales que trabajan muy barato, bien porque están empezando y no les importa bien porque no saben llevar su negocio y no saben que pierden dinero con su trabajo. Pero esto puede provocar relaciones tóxicas o trabajos de poca calidad, evítalo.

Dónde buscar

Esto es como buscar a tu cliente ideal ¿recuerdas? tiene un perfil concreto, es una persona real. Así que piensa ¿dónde está esa personas ideal para mi negocio? y recuerda que no todo el mundo está en Facebook y que no todos los que tienen perfil lo usan para buscar trabajo ahí. Pregúntate ¿dónde está esa persona ideal buscando trabajo, colaboraciones, … en qué momento está receptiva a propuestas como la mía?

Tu red profesional. Tus clientes, tus proveedores, tus suscriptores, incluso tu familia y tus amigos pueden tener el contacto que necesitas, coméntales que estás buscando a alguien, qué clase de persona debería ser y para qué lo necesitas.
Otras redes. Plataformas especializadas, hay muchas redes especializadas para profesionales. En LinkedIn hay profesionales de todo tipo haciendo contactos, no siempre buscando trabajo, pero en general lo que se busca en esta red es un empleo o un proyecto duradero.
Plataformas como DESK, Twago o ENLACE están pensadas para profesionales liberales que trabajan por horas, sobretodo se trata de diseñadores y programadores.
El blog de la Ruta tenia mucho de esto al principio, cuando las asistentes a los talleres presenciales contaban su pasión y se comentaban entre ellas. Rebusca por aquí, en la categoría ‘Pasiones’ puede que encuentres lo que buscas.
Los grupos de Facebook, como el de la ruta, en los que profesionales de distintos sectores o del mismo se unen para compartir experiencias y perfeccionarse como profesionales.
Ya sabes, elige la que más te conviene.

Cómo buscar

Redacta el anuncio. Ya sea para redes o vía e-mail cuida el texto y ten presente tanto el perfil que buscas como las razones por las que lo buscas. Explica qué necesitas y a quien estás buscando, para que la persona con ese perfil se sienta atraída y responda pidiendo más detalles.

Ten preparada la respuesta. Haz una ficha técnica de la oferta en la que enumeras las tareas y responsabilidades que supone el trabajo, el precio o el sueldo que estás dispuesta a pagar, el horario, la flexibilidad. Y aprovecha para hablar sobre la forma de trabajar, etc
Prepara un pequeño cuestionario de no más de 7 preguntas que te ayuden a intuir si puede ser una persona interesante y que descarten relaciones tóxicas. Puedes preguntar por la disponibilidad, por los trabajos anteriores, pedir que cuenten porqué respondieron a la oferta

Selecciona. De las respuestas que recibas a ese primer filtro, elige los 3 o 4 perfiles que te parezcan más interesantes para hacerles una entrevista, no tiene que ser larga pero que te permita una conversación, como decíamos en el post anterior. Y de esa entrevista, selecciona. Dependiendo de lo que vayas a contratar puedes seleccionar a 2 que te den buenas sensaciones y darles un trabajo corto, con lo que podrás acabar de decidir.

Y, finalmente, recuerda dar una segunda oportunidad 🙂

Por ahora estas son nuestras recomendaciones. Seguiremos publicando sobre el tema, mientras tanto cuéntanos cuál ha sido tu experiencia o tus obstáculos concretos a la hora de crear equipo.

​Encuentra la colaboradora ideal

​Guía para tener claro las razones para contratar, las aptitudes y actitudes que buscas y una ficha técnica GRATUITA para buscar a tu colaboradora ideal.

envelope
envelope
Hidden Content

Andy Kelly