Tu nicho, tu audiencia y tu cliente ideal

¿Tu pasión-negocio nace de una pasión o estás intentando llenar un hueco en el mercado que has detectado y que te sientes capaz de llenar?

En cualquier caso enfócate en un nicho y olvídate de los grandes mercados, para las artesanas lo importante es el alcance, la gran escala es para las multinacionales.

Tu nicho es la parte del mercado que te interesa, en la que te enfocas, dónde eres especialista en dar soluciones a un grupo de gente variopinta que forman tu nicho. El máximo representante de tu nicho es ese cliente ideal del que tanto hablamos.

Identificar el sector es fácil, es como el epígrafe en el que estás inscrita como autónoma. Ahí es nada. quiere decir que hay muchísima competencia.

El nicho es una especialización que tu eliges, que te permite diferenciarte de la competencia y conocer bien a tu audiencia haciendo que tu negocio sea viable.

Por qué identificar tu nicho antes, durante y después de crear un negocio.

Identificar un nicho antes de montar un negocio es interesante porque ves más fácilmente la viabilidad del negocio, si ya estás en marcha definir tu nicho te ayudará a focalizar tus esfuerzos tanto para crear servicios y productos, como tu inversión en comunicación.

De modo que , sin perder de vista tu pasión y tu talento, optes por ofrecer unos productos o servicios con suficiente mercado para vender con suficiente frecuencia.

Definir tu nicho es menos estresante que definir tu cliente ideal pq muchas veces cuando pensamos en describir a una única persona nos angustia pensar que solo vmaos a tenr un cliente o que estamos cerrando puertas, pero no es así. Con el nicho pasa un poco lo mismo, se trata de tener claro a quien le interesamos.

Cómo definir tu nicho

puesto nuestros negocios nacen de nuestra pasión y son una especie de marca-persona hay un fuerte componente humano, sumado al hecho de que nuestro cliente no es cualquiera queremos que compre nuestro producto pq conecte con el no pq sea una moda. Pero también hay que hacer números.

El tamaño del nicho, la posibilidad de una segunda compra o el precio que el público identifica como bueno, son cosas que harán que nuestro negocio sea viable.

  • ¿cómo ayudas a la gente con eso que haces?
  • ¿qué situación está viviendo la gente que te pide ayuda?
  • ¿Hay personas que sienten que realmente necesitan mi producto?
  • ¿hay otras personas haciendo lo mismo que tú?
  • ¿qué están vendiendo?
  • ¿Qué potencial tiene el nicho a nivel de tamaño?

Ahora piensa en grupos de personas con un problema que puedan resolver al contratarte o comprar tu producto.

Si tu producto/servicio no resuelve problemas, piensa en modo ”vivir una pasión”. Quizás tu negocio va de hacer manicura de fantasía, bien, pues piensa en grupos de gente que pueden querer vivir su pasión por tener uñas de fantasía.

Enumera algunas razones por las que cada uno de esos grupos te compraría, ¿qué les motivaría a buscar tu producto o servicio?

Verás que diferentes grupos pueden tener las mismas razones.

Sería interesante que volvieras a reagrupar esos tipos de gente con un deseo o razón poderosa para comprarte a ti y que intentes describir un personaje que los represente (una mujer de 58 años funcionaria, que vive en una pequeña ciudad,… y quiere dar un toque divertido a su día a día laborar con una uñas originales …) ¿te lo puedes imaginar?

Cómo ves son preguntas que tiene mucho que ver con encontrar el punto cero del negocio. Por eso valen tanto para iniciar tu proyecto como para analizarlo una vez estás en marcha.

Puedes organizar estos datos en tables, listas o en un mapa mental, como más cómoda te sientas, pero hazlo. Escríbelo y sacalo de tu mente para que puedas verlo desde fuera y conectarlo. De manera que tengas claro cual es tu nicho y cómo contarle lo que tienes para él.

¿Necesitas una colaboradora? Algunos tips para dar con ella

¿Necesitas una colaboradora? Algunos tips para dar con ella

Ser dueña de tu negocio es genial, a mi me encanta, a veces parece un infierno, pero es genial. Si has iniciado tu negocio en solitario o con la ayuda de gente muy cercana que tiene unos talentos muy parecidos a los tuyos ya te habrás dado cuenta de que no está de más tener ayuda.

A veces basta con contratar los servicios profesionales de otra artesana para aligerar el trabajo, una abogada que mantiene al día los detalles de tu tienda on-line o una asesora que te quita el dolor de cabeza del papeleo. Pero a veces no es suficiente, tienes que crear equipo, meter a alguien en tu cocina, taller, despacho o tienda para llevar a adelante el trabajo, tu pasión.

Vamos, una colaboradora en toda regla.

En busca de la colaboradora ideal.

Si has llegado a la conclusión de que alguien más va a tener que poner su pasión en tu negocio, hay algunas cosas que es importante que tengas en cuenta. ¿Recuerdas lo de “hacer mucho con poco”? lo mismo que cuando empezaste hacías pequeñas inversiones de dinero (y grades en trabajo e ilusión), esta nueva etapa es muy parecida.

Lo ideal sería probar rápido y barato. Empieza por un trabajo pequeño de poco tiempo y poca responsabilidad y, si es posible, que tu manejes muy bien, para que tenga pocas consecuencias negativas si sale mal o puedas reaccionar a tiempo.

Ten claro qué trabajo quieres delegar o compartir. Y para tener las cosas claras lo mejor es escribirlas, para que no se te olviden los detalles, así evitas meter la pata. Define el trabajo que vas a delegar, ¿es un proyecto o sólo una fase? haz una lista lo más detallada posible de las tareas que implica y añade comentarios sobre cómo lo haces tú, por qué lo haces así, anota si dejarás libertad o quieres que lo hagan igual que tú. Y ten esa lista a mano cuando se concrete el trabajo.

Deja claras las condiciones de la colaboración: la fecha de inicio y de fin, enumera las tareas y responsabilidades de cada una (las suyas y las TUYAS), eso evita malos entendidos y favorece la confianza porque las dos partes sabéis la ilusión que ponéis, cuánto compromiso requiere de las partes, la disponibilidad, … Así te será más fácil valorar los resultados.

A la hora de elegir a la persona, valora los talentos profesionales pero también el carácter y la conexión que podáis tener. Tienes que estar cómoda con su forma de hablar, de vestirse, etc. Sé que parece superficial pero no lo es, si se queda contigo va a formar parte de tu marca, estará en tu taller o cocinando mano a mano contigo, atenderá a algún proveedor, … va a representar a tu marca, va a hablar por tí. ¡Imagínatelo!

Tanto si conectas con tu posible colaborador en una reunión de profesionales como si responde a un anuncio que has puesto, durante la primera entrevista genera una conversación en la que os podáis conocer. Pregunta qué cosas le gustan más y menos, qué se le da mejor y peor, y cuéntale también tus talentos y qué aspectos quieres cubrir. No se trata de que te confieses con un extraño, pero mostrarte humana genera confianza. Así la otra persona te contará muchas más cosas y podrás sacar una primera impresión bastante acertada.
Aunque hables de trabajo tenéis que conectar 😉 porque vuestro trabajo es algo muy personal.

Da una segunda oportunidad. Salvo que la primera experiencia haya sido un fracaso total, prueba a repetir. Puede ser algo similar al primer trabajo o algo más específico, quizás detectaste que esa persona no era tan rápida como te imaginabas pero es mucho más meticulosa, o resultó ser muy resolutiva o sabía más de algunas áreas de tu trabajo de lo que pensabas y ese talento te podría salvar la vida en más de una ocasión en el futuro.

Una experiencia positiva no quiere decir que te tengas que casar, las relaciones se cultivan poco a poco. Y si hay más personas en tu agenda prueba, todas esas experiencias amplían tu agenda y tu red profesional, recuerda que cuanto más conectada estás más resiliente eres y más creativa 😉

Armando Castillejos

ÚNETE A LA RUTA

​Si tienes una PASIÓN y deseas convertirla en un ​NEGOCIO tenemos para ti numerosos recursos gratuitos y productos premium que te van a encantar.

¡No te pierdas ninguno!

Hidden Content

Los enemigos silenciosos del emprendedor (y sus soluciones)

Los enemigos silenciosos del emprendedor (y sus soluciones)

Si te pregunto cuál es tu mayor enemigo para emprender, aquello que puede disuadirte a convertir tu pasión en tu negocio seguro que muchas me diréis:

  • No tengo dinero
  • No tengo tiempo
  • No me puedo dar de alta (…)

Pero hoy te quiero hablar de los verdaderos enemigos del emprendedor. Son enemigos que conviven con nosotros, de los que a veces no somos conscientes, pero que nos pueden perjudicar mucho.
 

Primer enemigo: Las personas tóxicas

Las personas tóxicas son esas personas que normalmente no hacen nada pero critican a los que hacen. Los reconocerás por frases como:

No es el mejor momento
Yo no sé cómo se atreven
Madre mía con la que está cayendo
Te estás complicando la vida
¿y eso lo va a comprar alguien?

Dicen todo esto por dos razones básicas: tienen miedo o están frustrados. Y, desde luego no se ponen en tu piel.

Las personas que están frustradas por sus trabajos, porque a ellos no les salió bien o que directamente no trabajan desde su Pasión, se sienten mal con tu ilusión y tus expectativas. Tienen miedo a los cambios, no soportan bien la incertidumbre, tienen una visión reactiva del mundo, reaccionan ante cualquier cambio en su rutina, y no entienden a la gente que se arriesga, no se dan cuenta de que a ti no te domina ese miedo.

Mucha de esta gente viven instalada en la cultura de la queja , porque su forma de pensar es “no estar peor en el futuro”. No son críticos, ni pesimistas, pero pueden ser muy destructivos si los escuchas con frecuencia.

Debes llevar cuidado con ellos, lo que no significa que no escuches consejos o recomendaciones, pero al final tienes que tener claro lo que tú quieres hacer y no dejarte influenciar por la visión de estas personas.

>> SOLUCIÓN: Rodéate de personas que hacen cosas, de gente con una visión de “estar mejor en el futuro”.

Esto lo puedes hacer buscando algún grupito de gente que está arriesgando con su negocio. Puede ser gente que conozcas en un evento de networking, puede ser la propia Ruta Artesana o gente que tienes en tu entorno que comparta esta visión. Son personas que tienen una actitud constructiva y que están siempre en un proceso de prueba-error.
 

Segundo enemigo: La soledad

Al igual que rodearte de personas tóxicas puede ser negativo, la soledad es una de las grandes amenazas para el emprendedor, más aún cuando estás empezando. No sabes con quién compartir tus inquietudes, con quién contrastar decisiones… ¡y tienes tantas que tomar!

ÚNETE A LA RUTA

​Si tienes una PASIÓN y deseas convertirla en un ​NEGOCIO tenemos para ti numerosos recursos gratuitos y productos premium que te van a encantar.

¡No te pierdas ninguno!

Hidden Content

Para muchas de nosotras que empezamos en un ámbito doméstico, nuestra casa no es una oficina donde entra y sale gente sino que estás tú con tus ideas y tu pasión, y caer en el aislamiento es muy fácil.

Además, las redes sociales son muy peligrosas cuando estamos al principio. Empezamos a mirar las empresas de los demás, a compararnos, a pensar en quién soy yo para hacer esto puede ser fatal.

>> SOLUCIÓN: Comienza a desarrollar una agenda de contactos online.

Selecciona una serie de blogs de gente a la que puedas empezar a seguir porque te gusta lo que hacen o porque les admiras o te inspiran con su trabajo. Esto te llevará a tener tu propia agenda informativa y empezar a construir poco a poco tu propia red profesional.

En una primera fase puede haber una relación online en la que lees su blog, le dejas comentarios o le escribes algún email. Incluso hoy en día con la popularización de las comunicaciones en directo con Instagram Stories o Facebook Live es muy habitual poder hablar en directo con estas personas. Te sentirás genial al hacerlo.

Más adelante, lo ideal sería estar pendiente de eventos en los que podáis coincidir y poder desvirtualizarlas. Son la oportunidad para presentarte, entregar tu tarjeta, proponer colaboraciones, hacer propuestas, etc.

Estas relaciones suelen retroalimentarnos muy positivamente porque tenemos la sensación de son contactos de mucha calidad, que nos llevan a conocer por arrastre a mucha gente interesante.
 

Tercer enemigo: Ausencia de foco

Piensas cada día en ideas y acciones que llevar a cabo, pero no tienes un lugar donde volcar toda toda esa creatividad.

Sientes que estás siempre en el mismo punto y eso te desquicia. Necesitas un lugar donde poder pensarte, aprender a relacionarte con otros, a fijar tus ideas, a reflexionar sobre tu forma de entender tu propia empresa. Un lugar donde ir dejando una senda de miguitas de pan que poder seguir.

Crear algo desde cero significa tomar decisiones sobre muchas cosas. Muchos que nunca han hecho vendrán a darte consejos, irás a muchos cursos de formación, te ofrecerán una subvención para que montes tu empresa de tal o cual manera, pero una cosa está clara, necesitas foco. Y para obtener foco necesitas escucharte a ti misma.

>> SOLUCIÓN: Tener una guía.

Conseguir foco en nuestro negocio es todo un proceso a medio y largo plazo. Es útil llevar un cuaderno de notas o varios, usar pizarras, pos-its, lo que sea, para descargar la mente y ordenar las tareas en el tiempo.

Es importante tener un espacio de trabajo y dedicar un tiempo a ordenar y organizar todas esas ideas, tareas, etc. Porque tienes que saber distinguir lo importante de lo urgente, y gestionar asuntos en lo que se refiere a tu pasión y las propias de un negocio.

Sabemos que no es fácil hacer todo esto sola y por eso es muy importante contar con ayuda o con una guía que te indique paso a paso cómo hacerlo. Por eso publicamos cada semana consejos y esperamos vuestro comentarios para seguir escribiendo sobre temas que os ayuden.

Además, después de este post es imprescindible recordarte que tienes disponible, en nuestra tienda online, la guía “ACTIVA TU PASIÓN” con la que dejar de sentirte perdida ante un mar de opciones.
 

CONSÍGUELA AHORA Y EMPIEZA A PONER FOCO EN TU NEGOCIO.

Toa Heftiba

El proceso creativo para nuestra empresa

La creatividad no suele ser un problema para las personas que nos lanzamos a crear un negocio.

¿O si?

De la imaginación a la acción

La verdad es que siempre tenemos un montón de ideas sobre posibles productos, servicios, posibilidades de negocio, … pero esto son ideas, imaginación. Con frecuencia estas ideas se quedan en eso, ideas. No las ponemos en práctica, a veces por falta de tiempo y a veces porque se nos olvidan, o porque no conseguimos retomarlas con esa motivación y confianza que teníamos cuando se nos ocurrieron.

La imaginación es el primer paso para la creatividad, porque la creatividad es la imaginación orientada a un objetivo. Por eso es importante ser creativos en diferentes áreas de nuestro negocio y nuestra vida y, al mismo tiempo, pasar de la imaginación a la acción.

Te recomendamos tener un cuaderno para ideas, de tu producto/servicio, pero también otro para tu negocio: comercialización, lanzamientos, comunicación, conceptualización …

Cuando te sientes a planificar, que es algo que debes hacer cada cierto tiempo (sentarte a pensar estratégicamente y revisar como van las cosas), acude a ese cuaderno y selecciona las ideas que vayas a desarrollar.

Te aconsejo que selecciones algo de comercialización, algo de visibilidad y algo de organización interna. De modo que las grandes áreas del negocio estén siempre en marcha.

Ya te habrás dado cuanta que el pensamiento/trabajo creativo es visual, no lineal. Aunque te guste mucho hacer listas, para tomar decisiones y planificar, tendrás esas listas llenas de flechas, anotaciones, sub-listas, etc. Esto es porque necesitamos verlo todo y crear relaciones, es así como se encuentran soluciones. Así que, no tengas miedo de ensuciar el papel, usar un montón de colores, usa una pizarra o papel de gran tamaño para poder escribir todo lo que quieras

Pon la atención en una tarea concreta

Enfócate en desarrollar una habilidad cada vez, así ganarás seguridad. Sea lo que sea lo que has decidido hacer (campaña de lanzamiento, cambios en tu imagen, …) y sobretodo si lo vas a hacer tu, no pretendas ser experta en todo, céntrate en saber lo que necesitas ahora.

Selecciona una serie de ejercicios concretos para llevar a cabo ese aprendizaje o resultado. En la sección de RECURSOS de nuestra web tienes muchos y son 100% gratuitos.

Practica, haz los ejercicios o escribe las veces que haga falta hasta que te sientas satisfecha con el resultado. Esto es como cuando estás probando algo nuevo con tu pasión (cocina, costura, cerámica, …) cuando trabajes sobre tu comunicación, ya sea tu web, tus publicaciones en redes sociales, tu organización de la contabilidad, etc

Y consigue retroalimentación, es decir comentarios constructivos de gente que no te vayan a juzgar ni a tratarte de forma condescendiente. Necesitas una opinión experta y comprensiva, otra artesana, empresaria, … alguien que conozca el proceso que vives y comprenda tus bloqueos pero que no los sufra. Aléjate de «sabelotodos» con buena intención, te pueden hundir.

Para esto último también tienes esta web, creamos este sitio y este proyecto para crear red. Puedes escribir en los comentarios de cualquier post cuando tengas dudas o algo que compartir. Pero también el correo de la ruta y la comunidad de facebook.

 
 

Limpiándome los feeds

El sábado salí de la oficina y me fui a otra. Aproveché que no tenía mis papeles a mano para centrarme en algo que me daba mucha pereza pero que llevaba meses pendiente: hacer una buen limpieza feeds.

Dios, es como tener que limpiar el baño, no quieres que llegue nunca, pero llega. Cientos de páginas que ya no leía pero sobretodo que sepultaban blogs y lecturas que sí debo leer o al menos seguir.

Ahora que ya está hecha me siento muy orgullosa. Siempre tengo la duda de si lo estoy haciendo bien, de si mis categorías son las correctas, de si es mejor segmentar mucho o muy poco. Una vez en una conferencia un tipo comentaba que las clasificaba en Primeras y Segundas. Yo lo probé y fue horrible.

Creo que sigo teniendo muchas pero probaré un  tiempo con la nueva clasificación a ver cómo manejo mi dieta informativa. Además, desde hace unos meses me he enganchado al mundo podcast y ya voy teniendo selección de canales de todo tipo. Espero que no se vuelva salvaje como mi Feedly.

Qué importante es gestionar tu propia dieta informativa