La Ruta Artesana es un proyecto surgido de las inquietudes de Laura, Sonia y Ester por buscar nuestros pares en el mundo, personas que se encuentran en un camino similar al nuestro, más atrás o más avanzadas; pero sobretodo, emprendedoras con sello personal que se sienten solas o aisladas y con ganas de convertir su pasión en su negocio.

Los “modos de hacer femeninos”, además de toda la visión de la ética hacker como una forma de trabajar de forma libre y creativa, han inspirado la creación de la Ruta.

La Ruta Emprende Artesana es un proyecto para dar visibilidad, conectar y activar personas, saberes y territorios; y que tiene, a día de hoy, tres grandes áreas:

  • la investigación
  • el método
  • la acción

La investigación gira en torno cómo surgen trabajos desde el saber hacer de las personas (más allá de su formación académica) y cómo esos trabajos relacionan a las personas con el mundo. Las formas de hacer “economía”, desde la persona, en el siglo XXI y con el potencial de internet.

El método gira en torno a cómo transmitimos nuestra experiencia como profesionales que finalizan sus estudios en un momento de crisis en el que es necesario redefinir nuestra profesión. Nos damos cuenta de que lo importante es ganar autonomía en el entorno y hacerlo a través de aquello que se nos da bien y para lo que nos hemos formado.

La acción es la capacidad de la Ruta de traducir esta investigación y este método en productos/servicios que personas ajenas a la misma puedan consumir y aplicar en su propio desarrollo. A veces es un taller presencial, a veces es un post, a veces es un seminario o un cuaderno como el que tienes en tus manos.

Es una RUTA porque construir un negocio es un proceso, un camino que recorres para aprender y descubrir.

Es ARTESANA porque no seguimos un estándar, un modelo sacado de un manual de empresa, lo hacemos desde nuestra pasión, con nuestra creatividad, para ser libres y aportar valor.